Archivos por Etiqueta: Linares

Melaíto, dulce y látigo

Rolando González ReyesAlfredo MartirenaHace algo más de cuarenta años, los villaclareños ríen, sonríen, movilizan las neuronas y se enriquecen con el humor de un grupo de dibujantes que tienen por casa a Melaíto, publicación que comenzó siendo un suplemento concebido por el periódico Vanguardia para acompañar los preparativos de la épica zafra de 1970.

Con el tiempo, Melaíto ha sido mucho más que sus páginas. Es una verdadera institución cultural que irradia sus acciones a todo el ámbito de la capital y de las localidades de la provincia, que goza de merecido prestigio en todo lugar de la isla donde se organicen salones y Adalbaberto Linaresmuestras gráficas y que en el plano Pedro Méndez Suárezinternacional ha conquistado premios y reconocimientos en concursos y al ser reproducida su obra por otros medios.
Aunque han sido varios los colaboradores, el equipo de planta se halla integrado por cuatro excelentes dibujantes: Pedro Méndez, capitán de la nave; Adalberto Linares, Rolando González y Alfredo Martirena.

Se distinguen por su aguda relación con la vida cotidiana, el ingenio de sus chistes, la inteligencia de sus apuntes, y la línea sagaz de la composición gráfica.

Pero también por la sensibilidad y penetración con que abordan los temas más complejos y acuciantes de nuestro tiempo, como para dejar sentado lo que otras veces se ha dicho: que una imagen vale por mil palabras.

Esta pequeña galería de Melaíto que Granma comparte con sus lectores quiere ser un homenaje a un colectivo de humoristas que se toma en serio su oficio y que, junto a sus coterráneos, también está en 26.

Tomado de www.cubaperiodistas.cu

Anuncios

El Lino

pic_0019.gifAdalberto Linares Díaz,  es otro de los integrantes de la nómina del colectivo Melaíto. Con un mano envidiable, lo mismo puede pintarnos un paisaje, que hacernos un retrato, una excelente caricatura personal, y ni hablar de su facilidad para sacarnos la risa con el humor cotidiano que realiza.

Alterna su estancia entre Camajuaní y su residencia en los altos de Plácido, y para  Lino como le llaman algunos, no hay un marco específico a la hora de  aparecer las ideas:  le apasiona el humor erótico y no por gusto sabe ligar sus ideas tan geniales con su línea tan fina y limpia, con lo que  ha logrado  alcanzar  el premio del Salón de Humor Erótico UNEAC  en varias  ocasiones.

A Linares le deseamos que nos siga entregando su obra y que disfrute de su nieta, pero también de su virtud de buen artista.