Tag Archives: Feria Internacional del Libro

Vivir, siempre Vale la pena…

PorMiguel Angel Montero, de CMHW

 

Manuel Calviño visitó la ciudad de Santa Clara para presentar su libro Vale la Pena, escritos con psicología, y aunque pensaba francamente comenzar mi reporte por ese hecho de indudable huella cultural, un rato después descubrí al profesor en el hospital infantil de esta ciudad, siendo partícipe del Proyecto para una sonrisa.


Quizá porque la feria crece y se desborda en disímiles espacios, o bien porque el amigo psicólogo logró conmover a los presentes en aquel pasillo concurrido de colores y sueños, he decidido comenzar con la trascripción de un fragmento de su diálogo con los niños internos:

«Había una vez, hace mucho, que un escritor inventó una máquina del tiempo que permitía viajar a cualquier lugar y en cualquier momento. Entonces la gente podía ir al pasado o al presente, y a sitios muy lejanos sin moverse de donde estaba. ¿Ustedes saben cuál es ese invento?

— No, (responden a coro los menores)

—Pues esa máquina son los libros. Y solo con leerlos ustedes pueden ser grandes viajeros, y ver todos los lugares de este mundo tan hermoso…»

Para una sonrisa es un proyecto con 13 años de creado, y que construye alegrías en los menores hospitalizados por las más disímiles afecciones. Cada jueves allí se reúnen payasos, magos, juguetes, libros… Ese maravilloso lugar, que acoge un pabellón infantil durante la feria, también recibió al profesor Calviño.

«Este es un día mágico realmente, y yo soy quien tiene que agradecerles a ustedes tanta dicha. Tengo que agradecerles la entrega, la constancia, el amor. Desde que entré por esa puerta me he sentido mucho más comprometido, así que ya lo saben, pueden contar conmigo para defender y apoyar esta sonrisa común que siempre Vale la pena»

Y  porque bien Vale la pena dialogar con ese profesor, como él nos ha enseñado por más de 20 años en uno de los programas más revolucionarios de la televisión cubana,  muchísimos santaclareños asistieron también a la galería provincial de arte en la presentación de su libro homónimo. Así describió sus emociones:

«Yo no imaginé jamás que tanta gente pudiera reunirse hoy aquí para recibir mi obra. Y que sean principalmente jóvenes me llena de optimismo, de ilusión en el futuro.»

A la pregunta de si se siente satisfecho con los resultados de este texto, donde recopila temas fundamentales de su hacer como psicólogo en estos 20 años, contestó:

«Francamente sí. No esperaba esta aceptación. Cuando lo fui a presentar por primera vez, conversando con el coordinador de la editorial Caminos, le decía que lleváramos solo 300 ejemplares para que sobraran, y al final fueron miles de personas, y muchas se quedaron sin el libro.»

Según reconoce, tanto el programa como el libro cobran sentido una vez que hayan sido terminados, por lo que ofreció algunas consideraciones sobre la presente obra.

«Me gustaría que una vez que terminaran de leer cada tema, los lectores se autoanalizaran y reflexionaran. Que lo hicieran como primer paso para superar aquellos conflictos que se les presenten. Que entendieran que nadie les va a regalar la felicidad, sino que cada quien debe conquistar la felicidad propia».

Aunque muchos quedaron insatisfechos al no poder comparar el libro de Manuel Calviño, tuvieron la suerte de compartir en vivo con ese entrañable amigo:

«Yo les agradezco que me hayan acompañado. Me quedan como 700 guiones de programas ya transmitidos, y no pienso esperar otros 20 años para publicarlos. Por lo pronto les puedo asegurar que este libro, Vale la pena.»

Y como también vale la pena conocer más del ser humano que es el profesor Calviño, próximamente ofreceremos la entrevista ampliada  que sostuvimos con él.

Anuncios

Humor de Martirena

Ilustración de Martirena. http://www.martirena.com

El quinto poder

Ignacio Ramonet asiste a la Feria Internacional del Libro. Foto: Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera
Tomado de www.juventudrebelde.cu

El libro La explosión del periodismo, de los medios de masas a la masa de medios, de Ignacio Ramonet, explica cómo los medios de comunicación viven un cambio importante con el impacto de Internet

«El planeta Medios vive una conmoción de una intensidad nunca antes conocida. El impacto del meteorito “Internet”, comparable al que hizo desaparecer a los dinosaurios, está provocando un cambio radical de todo el “ecosistema mediático” y la extinción masiva de diarios de la prensa escrita».

No es una metáfora futurista. Tampoco es parte de una novela de ciencia ficción. Es la apertura de un riguroso análisis sobre una realidad latente que Ignacio Ramonet hace en La explosión del periodismo, de los medios de masas a la masa de medios (Editorial José Martí), su más reciente libro, que por suerte se halla en la XXI Feria Internacional del Libro, Cuba 2012.

Los lectores cubanos ya esperábamos esta edición criolla. Desde diciembre pasado, durante el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, en un ameno intercambio con el público, el mismo Ramonet anunciaba las problemáticas que aborda en el texto y creaba múltiples expectativas.

«Trato de explicar cómo los medios de comunicación, y en particular los de información, están viviendo un cambio importante bajo el impacto de Internet», revelaba en aquella ocasión el destacado investigador, al tiempo que advertía sobre la crisis más importante que han conocido los medios de comunicación de masas desde su surgimiento, a finales del siglo XIX. Ellos «no han vivido nunca un traumatismo como el que están viviendo ahora con el impacto de Internet, que apenas tiene 20 años».

El libro expone diversos datos, contrasta fuentes y repasa ejemplos que sustentan las virtudes, peligros y avatares de esta revolución digital. Apunta, además, a la guerra mediática, en la nueva contienda ideológica que origina la globalización, donde los medios de comunicación se utilizan como armas de combate.

«Han abandonado la función de “cuarto poder” y aspiran a defender sus privilegios de casta. Como en otros tiempos lo hacía la oligarquía terrateniente, los actuales propietarios de latifundios mediáticos se oponen a cualquier tipo de reforma social y a cualquier redistribución un poco más justa de las inmensas riquezas nacionales», manifiesta el autor de títulos medulares en el estudio de la comunicación como La tiranía de la comunicación o Cómo nos venden la moto, entre otros.

Asimismo, remarca cómo grupos mediáticos asedian la estabilidad de gobiernos de izquierda como los de Venezuela, Argentina, Ecuador o Bolivia, que han derrotado en elecciones democráticas a oligarquías conservadoras. En este punto, estas empresas —como Clarín en Argentina o Prisa en España— han adoptado abiertamente el papel de la oposición y se asumen como auténticos partidos políticos: «No solo se erigen en poder mediático sino que también se han convertido, ante todo, en el aparato ideológico de la globalización».

Para resistir a la «ofensiva de este nuevo poder que de alguna manera traiciona a los ciudadanos y se ha pasado con todas sus poderosas armas de persuasión al lado del opresor», el ex director de la edición francesa de Le Monde Diplomatique, propone «la creación de un quinto poder cuya función sería la de denunciar el superpoder de algunos grandes grupos mediáticos los cuales, en determinadas circunstancias, no solo no defienden a los ciudadanos, sino que actúan en su contra».

Y para eso es imprescindible apropiarnos de Internet con todas sus complejidades. Es importante hoy ser activos en el campo de la comunicación y ser creativos en el de la información.

Ramonet, célebre en nuestro país por textos como Propagandas silenciosas y popular por Cien horas con Fidel, presenta con beneplácito esta edición cubana de La explosión del periodismo, de los medios de masas a la masa de medios, que considera la mejor de todas las que han salido hasta ahora en Europa, Asia y Latinoamérica.

Fidel y la religión, un libro siempre nuevo

18083.jpg

Por Ricardo R. González

http://www.soyquiensoy.blogia.com

Tomado de www.vanguardia.co.cu

 

 

 

Frei Betto durante la presentación de
su libro Fidel y la religión, en el marcode la vigésima edición de la Feria del Libro en Santa Clara. (Fotos: Ramón Barreras Valdés)

 

 

Una especie de paz interna siente Carlos Alberto Libanio Christo cada vez que hojea Fidel y la religión porque fue un libro que «quitó el prejuicio de los comunistas y el miedo de los cristianos, y creó puentes en dos orillas de un mismo río».

 

Así piensa Carlos Alberto, quien no es otro que el fraile dominico brasileño, teólogo de la liberación, Frei Betto, sobre una obra cuyo preludio inició en la noche del 19 de julio de 1980, cuando el líder histórico de la Revolución cubana asistió a Managua para celebrar el primer aniversario de la victoria sandinista.

La presentación de esta reimpresión de Fidel y la religión estuvo a cargo del profesor universitario Manuel Martínez Casanova.Aquella plática se extendió hasta el amanecer.Hablaron de religión, y de otros temas que quedaron inconclusos. Un tiempo después, durante un viaje de Betto a La Habana, se propuso retomar aquel proyecto cuya fecha quedó fijada para mayo de 1985.

Sin embargo, el inicio de las transmisiones de Radio Martí, el 20 de mayo de aquel año, estuvo a punto de abortar lo pactado. «Fidel se disculpó, casi parecía un imposible, pero fue tanta mi insistencia que leí las primeras cinco preguntas de las 64 previstas inicialmente, y me dijo: “Mañana comenzamos”.»

Unas 23 horas repartidas en cuatro jornadas de trabajo, cuya tirada inicial logró sobrepasar el millón de ejemplares en Cuba, y se tradujo en 23 idiomas para 32 naciones.

El texto desnuda la formación religiosa del entrevistado, sus puntos de vista en torno a variados temas, sin pensar en lo álgido o en lo delicado, en las ronchas o en las espinas.

Frei Betto también dialogó sobre su libro La mosca azul. Se presenta como la plataforma de un ser humano con virtudes y defectos, como cualquiera, pero dotado de esa dimensión ganada en el tiempo al que, según el autor, aprendió a admirar, y lo considera un hermano mayor.

 

Y en la mañana del jueves 24 de febrero , Frei Betto asistió a la Sala Caturla, de la Biblioteca Provincial Martí, acompañado de algunos de sus textos en el marco de la Feria del Libro en Santa Clara.

Con el arte del buen comunicador lamentó no haber llegado antes a esta urbe que le ha abierto el corazón, y ya le motiva el reencuentro.

 

El profesor de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, Manuel Martínez Casanova, tuvo a su cargo la presentación de Fidel y la religión, a la que su autor matizó con algunas anécdotas El público villaclareño acudió a la Sala Caturla, de la Biblioteca Provincial Martí, para adquirir este libro de permanente vigencia.en torno a esa amada «criatura» esbozada al inicio como un pequeño librito relacionado con el acontecer cubano, y, sin embargo, cristalizó en una obra dirigida al patrimonio universal.

Betto se detuvo, también, en La mosca azul y en La obra del artista, esta última con las bases de un ensayo dotado de ciencia y espiritualidad, y que muestra una visión holística del universo.

 

Memorias, cartas personales, novelas, literatura y ficción para los jóvenes mueven las cuerdas creadoras de un escritor, nacido el 25 de agosto de 1944 en Belo Horizonte, Minas Gerais, Brasil, cuyo dossier supera los 50 títulos, y que ha ejercido el periodismo gracias a una tradició que le llegó muy de cerca al desarrollarlo su padre, Antonio Carlos Vieira Christo, mientras su progenitora Maria Stella Libanio, es escritora de varios libros relacionados con el arte culinario regional.

Betto se declara un hombre «sin demasiado tiempo para hacer muchos libros». Algunos le han llevado hasta seis años, mas deja esa constancia vital para emprender la vida con el impostergable afán del mejoramiento humano.

 

 

 

Humor de Martirena

El lector

kamasutra1.jpg

Otra vez Luminaria suelta el lobo

senel-paz-escritor-cubano.jpgEl destacado escritor Senel Paz ofrece a Juventud Rebelde algunas valoraciones sobre su título El lobo, el bosque y el hombre nuevo a propósito de la reedición que del texto hiciera la Editorial Luminarias de Sancti Spíritus en la presente 20 Feria Internacional del Libro

Corría el 2010 y regresábamos de la Feria Internacional del Libro (FIL) en La Cabaña. Compartía el viaje con ese Quijote, Félix Pestana, artista de la plástica ya fallecido, uno de los padres de la edición espirituana de El lobo, el bosque y el hombre nuevo.

Como confesó Pestana, fue un gesto audaz aquella impresión de 1991, no solo por encontrarse entre las primeras en promover la obra que actualmente clasifica como la más conocida entre las escritas por Senel Paz, también por emerger fuera de los predios capitalinos, en una tierra de rodeos y charros, todavía hoy conservadora culturalmente, con el acento del espíritu monolítico de la vida socio-política en la Cuba de entonces.

De aquellas páginas nacieron el guión del multipremiado largometraje Fresa y Chocolate, y una invitación, desde el arte, para revisar la forma de asumir la rica policromía de nuestra especie.

Para la presente 20 Feria Internacional del Libro, la Editorial Luminarias de Sancti Spíritus deja escapar otra vez El Lobo…, un texto donde se trasluce la esencia humanista de Senel, quien aún mantiene la transparencia de todo buen guajiro cubano. De una conversación con el autor, ofrezco sus precisiones.

—Varios especialistas consideran El lobo… como la primera obra postmoderna de la literatura cubana. ¿Coincide usted?

—Me considero un escritor primario. No reelaboro teóricamente lo que escribo, ni siquiera como profesor de Dramaturgia me gusta encasillarme en este mecanismo de pensamiento conceptual. Me salen las cosas sin necesidad de pincharlas para descubrir el misterio. El lobo… ciertamente posee características discursivas que no asumí de forma consciente ni por modismos. Eran elementos del ambiente, expresión de la naturaleza del escritor en estos tiempos.

—¿Cuán satisfecho se sintió con la adaptación de Fresa y Chocolate, realizada por Juan Carlos Tabío y Tomás Gutiérrez Alea?

—No me gusta decir que el tema de Fresa y Chocolate es la intolerancia, sino el reconocimiento de la diversidad; eso te hace bueno o malo en función de la virtud. La película y el relato original van destinados a enseñar que la actitud ante el progreso debe distinguir a los hombres. Pienso que ese mensaje llegó a las personas, y vive aún. Resultaba necesario reflexionar sobre ese aspecto desde hace mucho tiempo y, más que por obtener fama, escribí el relato para desahogarme, para compartir mi meditación. Creo que esa es la misión del creador que aprecie su oficio. La adaptación en gran medida cumplió también con ese propósito.

—¿Por qué el personaje de la abuela campesina se reitera en sus obras?

—Aunque yo hablo en los relatos de una abuela, en realidad son dos. El prototipo de mi personaje resulta la fusión de mis abuelas. Crecer en el campo junto a esos seres es divino privilegio. Como no había ni radio en aquellos montes era usual que la gente se sentara en torno a un buen narrador empírico bajo la luz de la chismosa. Hasta en los velorios se contaban cuentos. Mi abuela paterna, casi analfabeta, era una gran cuentera de aventuras, se inspiraba en acontecimientos de su realidad a los que le otorgaba, a veces, un carácter fantástico. Mi abuela materna poseía una gran capacidad para improvisar y sus cuentos se basaban también en elementos de su realidad inmediata, aunque resultaba cómico que sus historias muchas veces se entrelazaran entre sí, provocando desorientación porque se perdía el hilo central.

—¿Hasta qué punto puede decirse que recibió el influjo de la narrativa cubana de los 60?

—Me formé bajo la influencia de los narradores de esa generación que me antecedió, no solo de los cubanos, sino de muchos otros de Latinoamérica. Los admiré mucho porque trataron temas como la tierra. Aprecio, por ejemplo, la obra de Juan Rulfo, Onelio Jorge Cardoso. Sobre el legado de los escritores de los 60 pretendí erigir mi propio mundo. No obstante, mis narraciones nacen más por necesidad que por influencias; gracias a eso encaminé mi particular estilo.

Inicia Feria Internacional del Libro en Villa Clara

18021.jpg

 El trío instrumental Alter Ego, amenizó la apertura de la FIL junto a la agrupación danzaria Baila Cuba y la Banda Municipal de Concierto de Camajuaní. (Fotos: Carolina Vilches Monzón)

 

 

 

Una gala cultural protagonizada por bailarines y músicos, en el parque Leoncio Vidal de la capital provincial, dio inicio en la noche del martes a la XX Feria Internacional del Libro de Villa Clara, ante la presencia de escritores, personalidades invitadas y pueblo en general.

En la apertura de esta edición de la fiesta litereraria, los villaclareños se honraron con la asistencia del ensayista y filósofo Fernando Martínez Heredia, Premio Nacional de Ciencias Sociales 2006, a quien se dedica esta vigésima edición, junto al narrador y periodista Jaime 18020.jpgSarusky Miller, Premio Nacional de Literatura 2004, así como a los países del ALBA.

La compañía danzaria Baila Cuba, el trío instrumental Alter Ego y la Banda Municipal de Concierto de Camajuaní, brindaron su arte durante la ceremonia.

 

Isaily Pérez González, presidenta de la Asociación Hermanos Saíz en el territorio, expresó la necesidad de que las nuevas generaciones lean más, pues cada día se tiende al    discriminado consumo de la banalidad y la pseudocultura.

 

 

Julio LIma Corzo, primer secretario del Partido en Villa Clara, junto a Fernando Martínez Heredia, Premio Nacional de Ciencias Sociales 2006.

 

Editorial Capiro presentará seis nuevos títulos en la XX Feria Internacional del Libro

file_45400.jpgDurante la XX Feria Internacional del Libro, Cuba 2011— que tendrá lugar del 10 al 20 de febrero en La Habana y se extenderá hasta el seis de marzo en las restantes  provincias— la editorial Capiro de Villa Clara se incorporará a este evento cultural con la presentación de seis novedades y 18 títulos en total.

Entre los textos propuestos para el evento se distinguen la novela La casa en silencio, de Alberto Anido; el testimonio Desnuda ante Dios, de Amador Hernández; el libro juvenil La leyenda de Taita Osongo, de Yoel Franz Rosel; Predios y liras, una crítica sobre poética villaclareña del autor Edelmis Anoceto, el poemario infantil de Teresa Rubio titulado Melodía del Tiempo y de Fernando Martínez Heredia el libro Sociedad y política en América Latina.

Este último ejemplar se dedicará al Bicentenario de la primera independencia de América Latina y a la primera declaración de la abolición de la esclavitud, y en homenaje a su autor, Fernando Martínez, a quien se dedica especialmente esta vigésima edición de la Feria, junto al intelectual Jaime Sarusky.

Acontecerá además la venta de otros libros conocidos por el público como la selección poética de Arístides Vega, Noche Cálida en Santa Clara, la novela El asere ilustrado de Lorenzo Lunar, Muchachos de Alfredo Delgado y El esclavo y la palabra, de Rebeca Murga.

Fuente: Laura Rodríguez Fuente, estudiante de Periodismo

La ciencia abrió las alamedas de la Feria

cvm-10-02-24_0244.jpg

El doctor Fidel Castro Díaz-Balart presentó su libro
Ciencia, innovación y futuro en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas ante un grupo de estudiantes, profesores y representantes del Polo Científico. (Foto: Carolina Vilches Monzón)

 Por Ricardo R. González

A lo mejor ese juego de palabras atribuido a Bernard Houssay, Premio Nobel de Fisiología y Medicina, que establece: «No hay ciencias aplicadas si no hay ciencia que aplicar», movió las intenciones del doctor Fidel Castro Díaz-Balart (La Habana, 1949) en su obra: Ciencia, innovación y futuro, como propuesta que entrelaza el conocimiento científico y la relación dialéctica entre este, las tecnologías y la innovación, sin apartarlas del contexto social.
Ningún auditorio mejor para abrir las puertas de la decimonovena Feria Internacional del Libro en el territorio que el de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, donde ante un grupo de estudiantes, profesores y representantes del Polo Científico se defendió lo expuesto, en cinco capítulos y más de 600 páginas, de que la ciencia constituye la vía fundamental para asumir el desarrollo, a la vez que su autor insiste en la necesidad del perfeccionamiento continuo de las empresas basada en las innovaciones.
Correspondió al doctor Juan Luis Martín Chávez, miembro de mérito de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC), resaltar los valores del texto, con un aparte dedicado a la privatización del conocimiento dentro del mundo globalizado y los riesgos que conlleva.
La ciencia y sus resultados tienen carácter universal. Corresponderá a los científicos y al sistema de Ciencia impedir que la sabiduría local resulte propiedad de las grandes trasnacionales.
A través de sus párrafos queda claro el valor de la investigación científica, con la mirada hacia el contexto cubano, que profundiza en la llamada economía del conocimiento, gracias a una estrategia desplegada desde el inicio revolucionario a partir de la formación de sus propios recursos humanos.
Un detalle se reafirma al concluir la lectura del volumen, impreso por la Editorial Grijalbo, de Barcelona, España: lo impostergable de considerar a nuestra ciencia como motor decisor en el desarrollo económico del archipiélago.

OTRO TEXTO INDISPENSABLE

Aunque su primera presentación ocurrió en la Feria del Libro correspondiente a 2006, y ha sido plataforma de importantes cumbres y eventos foráneos, el texto Ciencia, tecnología e innovación: desafíos e incertidumbres para el sur parece haber salido de la imprenta durante el último minuto.
Se trata de la obra de un colectivo de autores, entre los que figuran Fidel Castro Díaz-Balart, Agustín Lage Dávila, José Luis García Cuevas, Osvaldo Martínez Martínez y Juan Luis Martín Chávez, con una mirada hacia aquellos mecanismos que dominan la actividad científico-técnica en medio de situaciones convulsas.
El texto —una especie de radiografía en amplia gama— refiere la «fuga de cerebros», pues 1,2 millones de profesionales de América Latina y el Caribe trabajan en los Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá, lo que implica unos 36 mil millones de dólares que pasan vertiginosamente del sur al norte.
Además, un tercio de los expertos formados en naciones del tercer mundo no ejercen sus profesiones en dichos países, lo cual marca un reto dominado por la competencia del Primer Mundo que impone la protección de nuestros conocimientos.
Aunque resulte increíble, el 90 % de los problemas globales de Salud concentran menos del 10 % de los gastos de presupuesto en el Planeta, y es significativo que de la espalda a la producción de medicamentos vitales para combatir la tuberculosis, en tanto sobresaturan renglones de la cosmetología, productos dirigidos a la calvicie (alopecia), la obesidad o la impotencia sexual sobre bases de pura propaganda.
Cosas de este universo que alertan a quienes viven en el sur ante la opulencia y los derroches de aquellos que pueblan el norte continental.

Condecoran al Trío Trovarroco, de Villa Clara, con la Distinción por la Cultura Nacional

12526.jpgAbel Prieto, ministro de Cultura, entregó la Distinción por la Cultura Nacional a los prestigiosos músicos del Trío Trovarroco. (Foto: Carolina Vilches Monzón.)

Por su meritoria labor y aportes a la cultura cubana, así como por su calidad humana, Rachid López Gómez, Maykel Eric Elizarde Ruano y César Eugenio Bacaró Lainet, integrantes del Trío Trovarroco recibieron anoche la Distinción por la Cultura Nacional, de manos del Abel Prieto Jiménez, ministro de Cultura, en la sede de la UNEAC de Villa Clara.
Con la presencia Julio Lima Corzo, primer secretario del PCC en el territorio; Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, Nely Valdés Toledo, directora del sectorial provincial de Cultura, así como de dirigentes del PCC, el Gobierno, del sector cultural e intelectuales participantes en la 19 Feria Internacional del Libro de la provincia, los destacados músicos recibieron el prestigioso galardón.
Abel Acosta, viceministro de Cultura y presidente del Instituto Cubano de la Música, dio lectura a la resolución oficial, mientras el escritor Yamil Díaz Gómez, a través de un texto fraterno y cargado de fino humor criollo, homenajeó a los condecorados, quienes regalaron nuevamente su música con la maestría que los caracteriza.
Sobre el acontecimiento Abel Prieto manifestó: «Trovarroco nos demuestra de una manera clara y definitiva que cualquier tipo de frontera entre la música popular y la llamada música culta es sencillamente absurda […] Yo los admiro muchísimo. Creo que son personas éticamente excepcionales, ajenas a toda vanidad, a toda pose, que nacieron de la comunidad, del barrio. Se merecen esta distinción que les llega cuando ya ellos han sido distinguidos por el amor de su provincia, de su ciudad, de Cuba y de muchos otros muchos conocedores de la música cubana en el mundo.»
Al concluir la ceremonia, el ministro de Cultura, en compañía de Julio Lima, se reunió con los escritores y personalidades presentes en la Sala Luis Agesta de la UNEAC villaclareña, donde se abordaron temas acerca de la Feria del Libro, la política editorial del país, los retos en el año 2010, entre otros importantes asuntos.
Hoy, el miembro del Consejo de Estado visitará áreas de interés socio-culturales, como el Centro Cultural el Mejunje —recientemente rediseñado—, la Feria del Libro en la capital provincial, así como los municipios de Sagua la Grande y Caibarién, donde se reinaugurarán la Casa de Cultura, la Academia de la Música y el Museo de la Música Rodrigo Prats, en la Villa del Undoso; y el Museo Azucarero, en la Empresa Marcelo Salado, un aula para la enseñanza de la guitarra, así como el parque y el paseo Martí, en la Villa Blanca.

Tomado de www.vanguardia.co.cu