Tag Archives: Argentina

Alberto Granado reposa junto a su amigo el Che

Por Narciso Fernández Ramírez

Desde el 11 de marzo, una parte de los restos mortales de Alberto Granado reposan en el Complejo Escultórico Ernesto Che Guevara, de Santa Clara, un símbolo de amistad entre dos personas extraordinarias que se extiende más allá de la muerte.

alberto-granado-delante-del-monumento-al-che-foto-de-cvm.jpg

Alberto Granado delante del monumento al Che.
Foto: Carolina Vilches Monzón

 

Por voluntad expresa del mejor amigo del Comandante Guevara de la Serna ―quien en vida solicitó que una parte suya estuviera en el mismo lugar donde reposa su compañero de viaje por Sudamérica―, en la tarde del pasado viernes su viuda, Delia Duque, sus hijos Alberto, Delia Adelina y Roxana y sus nietos asistieron a una ceremonia familiar privada en la que depositaron en el Museo de la Plaza de la Revolución una botija con parte de las cenizas del destacado científico y revolucionario argentino-venezolano-cubano.

Cenizas del combatiente Alberto Granado.
Foto: Carolina Vilches Monzón

cenizas-del-combatiente-alberto-granado-foto-de-carolina-vilches-monzon.JPG

Así, el doctor Alberto Granado Romero, nacido en la ciudad de Córdova, Argentina, el 8 de agosto de 1922 y fallecido en La Habana el pasado 5 de marzo a los 88 años, continúa al lado de su entrañable amigo, camino a la inmortalidad.
Tuvo Granado el mérito de ver, primero y más hondo que nadie, el carácter y la integridad que había en el adolescente asmático de 14 años y unir su vida con la de Ernesto, que todavía no era el Che, y a su lado recorrer toda la porción sur del continente en viaje que marcaría la existencia de ambos.
Con su amigo, hijo de don Ernesto y de doña Celia, menor que él seis años y entonces estudiante de Medicina, hizo Alberto su viaje por Sudamérica, y por el ya Comandante Ernesto Che Guevara prefirió dejar las comodidades de Venezuela, otra de sus patrias, para venir a Cuba en 1961 junto a su familia y dedicarse acá por entero a la construcción del socialismo.
Hombre de agradable conversación y una vasta cultura, durante años Granado resultó la persona que mejor supo trasmitirnos a un Che de carne y hueso, de carácter duro, pero de enorme sensibilidad; a un Che posible de imitar, aunque fuera difícil conseguirlo.
Fue un revolucionario íntegro, que lo apostó todo por Cuba y cuyo deseo postrero fue dejar una parte suya aquí en Santa Clara, mientras que las otras serían llevadas a Venezuela y a su Argentina natal.
La presencia de las cenizas de Granado en nuestra provincia viene a fortalecer el Destacamento de Refuerzo, y más allá del simbolismo que entraña su cercanía a su amigo el Che, representa para los villaclareños un mayor compromiso. Un reto para nuevas metas y victorias.
Mial, como cariñosamente le llamaba el Che, o simplemente el Petiso Granado, está entre nosotros para siempre. Otra vez los dos amigos vuelven a hacer realidad las palabras dichas entre ellos el 26 de julio de 1952 cuando se separaron en Caracas, Venezuela: «Te espero, Fúser», dijo Alberto; «Nos juntaremos, Mial», respondió Ernesto.
Y otra vez, y para la eternidad, gana visos de actualidad lo escrito por el Che a su amigo Alberto cuando partía hacia el Congo en 1965: «Mi casa rodante tendrá dos patas otra vez y mis sueños no tendrán fronteras, hasta que las balas digan al menos. Te espero, gitano sedentario, cuando el olor a pólvora amaine.»
Alberto Granado reposa en Santa Clara. Sepamos ser consecuentes con su ejemplo.

Anuncios

La historia política de Kirchner

kirchner-asumio-presidencia-despues-esposa_iecima20101027_0013_12.jpg

 

Fue intendente de Río Gallegos y Gobernador de Santa Cruz. En 2003 asumió la presidencia de la Nacion y en 2007 le dejó el cargo a su esposa. Al momento de su muerte, era el presidente del PJ y titular de la UNASUR.

Nacido en la provincia de Santa Cruz, Néstor Kirchner asumió la presidente de la Argentina desde el 25 de mayo de 2003 hasta el 10 de diciembre de 2007, cuando entregó el poder a su esposa, Cristina Fernández.

Kirchner se inició en la política en su adolescencia, como militante de la Juventud Peronista, mientras estudiaba derecho en la Universidad Nacional de La Plata, en la que se
graduó en 1976.

Allí conoció a Cristina Fernández, con quien se casó durante la dictadura (1976-1983), y retornó a Santa Cruz para ejercer como abogado en forma privada en Río Gallegos. Tuvieron dos hijos, Máximo y Florencia.

Tras el retorno de la democracia, Kirchner se convirtió en funcionario: primero como titular de la caja de pensiones provincial y luego como intendente de Río Gallegos entre 1987 y 1991.

Ese año fue electo gobernador de la provincia con el 61% de los votos, al tiempo que Cristina se convertía en legisladora provincial.

Durante su gestión como gobernador reformó la constitución provincial para incluir la reelección indefinida y amplió la corte suprema provincial cubriendo las nuevas vacantes con jueces aliados. En 1995 fue reelegido gobernador por mas del 66% de los votos.

La figura de Kirchner adquirió relevancia nacional cuando su provincia pudo sortear los efectos de la crisis económica gracias a que había girado a bancos de Suiza varios millones de dólares por el cobro de regalías tras la privatización de YPF. Ello evitó que los fondos quedaran bajo el “corralito” financiero impuesto a fines de 2001 para evitar una fuga de capitales.

En las elecciones presidenciales de abril de 2003 fue el candidato del entonces mandatario Eduardo Duhalde, en unos comicios en los que el peronismo presentó tres candidatos: Kirchner y los ex presidentes Carlos Menem y Alberto Rodríguez Saá.

Kirchner obtuvo el 22% de los votos, superado por Menem con 24%.

Los dos debían volver a enfrentarse en una segunda vuelta electoral, tal como lo establece la legislación argentina, pero en mayo y ante las encuestas que daban a Kirchner una intención de voto de entre 60 y 70%, Menem renunció a su candidatura, lo que automáticamente convirtió a Kirchner en presidente electo.

Su gobierno tuvo como eje central la promoción de los derechos humanos: reimpulsó el enjuiciamiento de los responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el régimen de facto luego de que el Congreso y más tarde la Corte Suprema anularon dos leyes de amnistía de la década del ochenta y los indultos de los noventa.

“Nuestro país lo necesitaba tanto a este hombre. Se fue alguien indispensable”, lo destacó la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

Durante su presidencia logró tasas de crecimiento anual del Producto Bruto Interno (PBI) superiores al 8%, llevó adelante un exitoso canje de deuda –en cese de pagos desde 2001– y los índices de pobreza y desempleo disminuyeron ostensiblemente y se canceló la deuda de más de 9.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional, con el que Kirchner mantuvo una relación tirante.

Sus detractores señalan que el crecimiento de la economía fue producto de una tendencia mundial y de la combinación de deprimidos salarios con el alto precio internacional de los granos y cereales, de los que Argentina es uno de los mayores exportadores mundiales.

“Sólo por la fortaleza de sus convicciones, Néstor Kirchner merece el respeto de la sociedad argentina que él tuvo el honor de representar”, afirmó Duhalde, que en la actualidad estaba en las antípodas de quien fuera su sucesor.

Frontal, de modales parcos y poco apego al protocolo, Kirchner sorprendió cuando promovió la candidatura de su esposa a la presidencia, en vez de buscar la reelección.

“Me voy a ir a un café literario”, decía en plena campaña ante la pregunta sobre su futuro. Pero con Cristina en el poder, Kirchner estuvo muy lejos del ostracismo.

A días de asumir Fernández, Kirchner viajó a Colombia para participar en una misión de rescate humanitario de rehenes de las FARC coordinada por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, con el que mantuvo fluidos lazos.

Para los opositores, el país estuvo hasta su muerte manejado por un doble-comando y se lo apuntaba como el cerebro de las decisiones más trascendentes del actual gobierno.

Kirchner asumió la presidencia del Partido Justicialista y coordinó la campaña del oficialismo en las elecciones legislativas de junio de 2009, en las que obtuvo una banca de diputado nacional pese a la derrota en las urnas.

En mayo de este año asumió la secretaría general de Unasur.

En los últimos meses Kirchner trabajaba activamente para intentar volver al poder en las elecciones de 2011, pese a que todavía no estaba oficializada su candidatura.

tomado de www.larazon.com

Néstor y lo que viene

Por Mempo Giardinellinestor.jpg

Escribo esto en caliente, en la misma mañana de la muerte anunciada de Néstor Kirchner, y ojalá me equivoque. Pero siento dolor y miedo, y necesito expresarlo.

Pienso que estos días van a ser feísimos, con un carnaval de hipocresía en el Congreso, ya van a ver. Los muertos políticos van a estar ahí con sus jetas impertérritas. Los resucitados de gobiernos anteriores. Los lameculos profesionales que ahora se dicen “disidentes”. Los frívolos y los garcas que a diario dibujan Rudi y Dany.

Todos ellos y ellas. Caras de plástico, de hierro fundido, de caca endurecida. Aplaudidos secretamente por los que ya están emitiendo mailes de alegría feroz.

Los veremos en la tele, los veo ya en este mediodía soleado que aquí en el Chaco, al menos, resplandece como para una mejor causa.

Nunca fui kirchnerista. Nunca vi a Néstor en persona, jamás estuve en un mismo lugar con él. Ni siquiera lo voté en 2003. Y se lo dije la única vez que me llamó por teléfono para pedirme que aceptara ser embajador argentino en Cuba.

Siempre dije y escribí que no me gustaba su estilo medio cachafaz, esa informalidad provocadora que lo caracterizaba. Su manera tan peronista de hacer política juntando agua clara y aceite usado y viscoso. Pero lo fui respetando a medida que, con un poder que no tenía, tomaba velozmente medidas que la Argentina necesitaba y casi todos veníamos pidiendo a gritos. Y que enumero ahora, porque en el futuro inmediato me parece que tendremos que subrayar estos recuentos para marcar diferencias.

Fue él, o su gobierno, y ahora el de Cristina:

-El que cambió la política pública de Derechos Humanos en la Argentina. Nada menos. Ahora algunos dicen que estar “hartos” del asunto, como otros criticaron siempre que era una política más declarativa que otra cosa. Pero Néstor lo hizo: lo empezó y fue consecuente. Y así se ganó el respeto de millones.

-El que cambió la Corte Suprema de Justicia, y no importa si después la Corte no ha sabido cambiar a la justicia argentina.

-El que abrió los archivos de los servicios secretos y con ello reorientó el juicio por los atentados sufridos por la comunidad judía en los ‘90.

-El que recuperó el control público del Correo, de Aguas, de Aerolíneas.

-El que impulsó y logró la nulidad de las leyes que impedían conocer la verdad y castigar a los culpables del genocidio.

-El que cambió nuestra política exterior terminando con las claudicantes relaciones carnales y otras payasadas.

-El que dispuso una consecuente y progresista política educativa como no tuvimos por décadas, y el que cambió la infame Ley Federal de Educación menemista por la actual, que es democrática e inclusiva.

-El que empezó a cambiar la política hacia los maestros y los jubilados, que por muchos años fueron los dos sectores salarialmente más atrasados del país.

-El que cambió radicalmente la política de Defensa, de manera que ahora este país empieza a tener unas Fuerzas Armadas diferentes, democráticas y sometidas al poder político por primera vez en su historia.

-El que inició una gestión plural en la Cultura, que ahora abarca todo el país y no sólo la Ciudad de Buenos Aires.

-El que comenzó la primera reforma fiscal en décadas, a la que todavía le falta mucho pero hoy permite recaudaciones récord.

-El que renegoció la deuda externa y terminó con la estúpida dictadura del FMI. Y por primera vez maneja el Banco Central con una política nacional y con record de divisas.

-El que liquidó el infame negocio de las AFJP y recuperó para el Estado la previsión social.

-El que con la nueva Ley de Medios empezó a limitar el poder absoluto de la dictadura periodística privada que todavía distorsiona la cabeza de millones de compatriotas.

-El que impulsó la Ley de matrimonio igualitario y mantiene una política antidiscriminatoria como jamás tuvimos.

-El que viene gestionando un crecimiento económico de los más altos del mundo, con recuperación industrial evidente, estabilidad de casi una década y disminución del desempleo. Y va por más, porque se acerca la nueva legislación de entidades bancarias, que terminará un día de estos con las herencias de Martínez de Hoz y de Cavallo. Néstor lo hizo. Junto a Cristina, que lo sigue haciendo. Con innumerables errores, desde ya. Con metidas de pata, corruptelas y turbiedades varias y algunas muy irritantes, funcionarios impresentables, cierta belicosidad inútil y lo que se quiera reprocharles, todo eso que a muchos como yo nos dificulta declararnos kirchneristas, o nos lo impide. Pero sólo los miserables olvidan que la corrupción en la Argentina es connatural desde que la reinventaron los mil veces malditos dictadores y el riojano ídem. De manera que sin justificarle ni un centavo mal habido a nadie, en esta hora hay que recordarle a la nación toda que nadie, pero nadie, y ningún presidente desde por lo menos Juan Perón entre el 46 y el 55, produjo tantos y tan profundos cambios positivos en y para la vida nacional. A ver si alguien puede decir lo contrario.

De manera que menudos méritos los de este flaco bizco, desfachatado, contradictorio y de caminar ladeado, como el de los pingüinos.

Sí, escribo esto adolorido y con miedo, en esta jodida mañana de sol, y desolado también, como millones de argentinos, un poco por este hombre que Estela de Carlotto acaba de definir como “indispensable” y otro poco por nosotros, por nuestro amado y pobrecito país.

Y redoblo mi ruego de que Cristina se cuide, y la cuidemos. Se nos viene encima un año tremendo, con las jaurías sedientas y capaces de cualquier cosa por recuperar el miserable poder que tuvieron y perdieron gracias a quienes ellos llamaron despreciativamente “Los K” y nosotros, los argentinos de a pie, los ciudadanos y ciudadanas que no comemos masitas envenenadas por la prensa y la tele del sistema mediático privado, probablemente y en adelante los recordaremos como “Néstor y Cristina, los que cambiaron la Argentina”.

Descanse en paz, Néstor Kirchner, con todos sus errores, defectos y miserias si las tuvo, pero sobre todo con sus enormes aciertos. Y aguante Cristina. Que no está sola.

Y los demás, nosotros, a apechugar. ¿O acaso hemos hecho otra cosa en nuestras vidas y en este país?

Tomado de www.cubadebate.com

Higuaín repitió la hazaña de tres goles en un juego

 

Por Osvaldo Rojas Garay

Desde el 2002 ningún futbolista lograba la tripleta en una Copa Mundial

El delantero Gonzalo Higuaín se convirtió en el gran héroe del triunfo de Argentina sobre Corea del Sur, cuatro goles a uno, en la séptima fecha de la Copa Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010.

Con el número 9, Gonzalo Higuaín logró repetir la hazaña de este dorsal 9, Pedro Resende (Pauleta).

el-delantero-gonzalo-higuain-se-convirtio-en-el-gran-heroe-del-triunfo-de-argentina-sobre-corea-del-sur-cuatro-goles-a-uno-en-la-septima-fecha-de-la-copa-mundial-de-futbol-sudafrica-2010.jpg

Higuaín perforó en tres ocasiones la portería de los asiáticos para materializar una hazaña que no ocurría en estas citas desde que el portugués Pedro Resende (Pauleta) le hizo la gracia a Polonia, el 10 de junio de 2002.
Así se convirtió en el tercer jugador argentino que protagoniza este hecho, pues hace 80 años, en la primera Copa, Guillermo Stabile le marcó tres dianas a México, proeza repetida varias décadas después por Gabriel Batistuta, quien lo hizo en dos ocasiones, ambas coincidentemente un 21 de junio.
Guillermo Stabile le marcó tres a México en la primera Copa, y otro número 9,
Batistuta, lo hizo en dos ocasiones, ambas un 21 de junio.

guillermo-stabile-le-marco-tres-a-mexico-en-la-primera-copa-y-otro-numero-9-batistuta-lo-hizo-en-dos-ocasiones-ambas-un-21-de-junio.jpg

Ese día, pero de 1994, Batigol burló en tres ocasiones el arco de Grecia. Exactamente cuatro años más tarde repitió el hecho contra Jamaica.
En las 19 versiones del evento, incluyendo la presente, solo en 2006, no se materializó la hazaña. La cara opuesta es la cita de Suiza ’54, donde ocho futbolistas se apuntaron similar cantidad de goles en un partido.
Alemania es el equipo que en más oportunidades ha rubricado el llamado hat trick, con seis, sobresaliendo Gerd Müller, quien en México 1970 lo hizo dos veces, primero contra Bulgaria y más frente a Perú.
Sobresalen el húngaro Sandor Kocsis y alemán Gerd Müller.  
sobresalen-el-hungaro-sandor-kocsis-y-aleman-gerd-muller.jpg

En cinco ocasiones lo han hecho los húngaros, quienes tuvieron en Sandor Kocsis a un gran coloso en 1954, justa en que le marcó tres a Corea del Sur y cuatro a Alemania.
Además de Batistuta, Kocsis y Müller, un cuarto jugador inscribió su nombre en la lista más de una vez. Nos referimos a Just Fontaine que en 1958 estableció récord de 13 tiros efectivos, 3 de ellos ante Paraguay y 4 frente a Alemania.