Felicidad, longevidad y estrés

El blog de María Elena

Por Alberto Quirantes Hernández

Disfrutar de la vida contribuye de manera importante a una tercera edad más sana. (Fernando Medina Fernández / Cubahora) Disfrutar de la vida contribuye de manera importante a una tercera edad más sana. (Fernando Medina Fernández / Cubahora) La gente feliz es más sana y al mismo tiempo las personas sanas son generalmente más felices.

Los adultos mayores más felices presentan una mayor movilidad en relación con sus iguales más tristes.

El entusiasmo vital favorece la actividad física y mental.

Disfrutar de la vida contribuye de manera importante a una tercera edad más sana y activa, y ello favorece la longevidad.

SE DEMUESTRA

Fue realizada una investigación en el Instituto de Epidemiología y Atención de la Salud del Colegio Universitario de Londres y publicada en la revista de la Asociación Médica Canadiense: En dicha investigación se les dio seguimiento a casi 3200 hombres y mujeres a partir de los 60 años de edad en Inglaterra durante 8 años.

Ver la entrada original 332 palabras más

Anuncios

El mes del amor se celebra con humor

yan1

Una caricatura de ARES

La Caricatura de Ares

                                                                       areshumour.com
Caricatura tomada del sitio  http://www.cubasi.cu

Buddy Bears en La Habana

Siboney, el oso cubano. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

Siboney, el oso cubano. Foto: Ladyrene Pérez / Cubadebate.

El próximo viernes 16 de enero, a las 4:30 p.m., será inaugurada en la Plaza de San Francisco de Asís, la exposición United Buddy Bears, destinada a promover “la unión de los pueblos”.

“Tenemos que conocernos mejor, para comprendernos mejor, para tener más confianza los unos en los otros y para convivir mejor”. Bajo este lema, los United Buddy Bears (cada uno de 2 metros) están promoviendo la tolerancia y la comprensión entre los pueblos, las culturas y las religiones en su gira mundial.

Los osos en pie con las patas delanteras levantadas, ícono de Berlín, envían a todos los visitantes su mensaje de tolerancia.

El Oso Buddy (en inglés: Buddy Bear) es una escultura de oso de tamaño natural, de material sintético reforzado con fibras de vidrio. Cada escultura está pintada con un diseño individual. Un oso cubano, llamado Siboney, de la artista Nancy Torres, será mostrado en esta ronda.

Los United Buddy Bears están promoviendo la tolerancia y la comprensión entre los pueblos. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

Los United Buddy Bears están promoviendo la tolerancia y la comprensión entre los pueblos. Foto: Ladyrene Pérez / Cubadebate.

Cada escultura que integra el proyecto representa a un estado reconocido por la ONU. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

Cada escultura representa a un estado reconocido por la ONU. Foto: Ladyrene Pérez / Cubadebate.

Más de 30 millones de personas han podido apreciar el también llamado arte de la tolerancia. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

Más de 30 millones de personas han podido apreciar el también llamado arte de la tolerancia. Foto: Ladyrene Pérez / Cubadebate.

Cada escultura está pintada con el diseño de un artista del respectivo país. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

Cada escultura está pintada con el diseño de un artista del respectivo país. Foto: Ladyrene Pérez / Cubadebate.

Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

La estancia habanera de los osos se extenderá hasta principios del mes de marzo. Foto: Ladyrene Pérez / Cubadebate.

La primera exposición fue en Berlín, en el año 2002. Foto: Ladyrene Pérez / Cubadebate.

Esta exposición itinerante ha recorrido importantes ciudades de todos los continentes. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate..

Esta exposición itinerante ha recorrido importantes ciudades de todos los continentes. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

La primera exposición fue en Berlín, en el año 2002. Foto: Ladyrene Pérez / Cubadebate

Mensaje desde Honduras. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

Mensaje desde Honduras. Foto: Ladyrene Pérez / Cubadebate.

Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

Tras pasar por varias ciudades, en 2009 la iniciativa llegó por primera vez al continente americano. Foto: Ladyrene Pérez / Cubadebate.

Oso que representa a Estados Unidos. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

Oso que representa a Estados Unidos. Foto: Ladyrene Pérez / Cubadebate.

La increíble historia de la pintora de los ojos gigantes

Tim Burton acaba de rodar una película titulada "Big Eyes" (Ojos grandes) basada en la historia del matrimonio Keane.

Tim Burton acaba de rodar una película titulada “Big Eyes” (Ojos grandes) basada en la historia del matrimonio Keane.

A principios de los años 60 Walter Keane era uno de los artistas más famosos de Estados Unidos, gracias a los retratos que pintaba: niños, mujeres y animales con unos enormes ojos llenos de tristeza.

Su estilo -que no era del gusto de la mayoría de los críticos de arte, que lo consideraban demasiado kitsch– se hizo inmensamente popular en esa época, lo que le generó decenas de imitadores y le permitió amasar una enorme fortuna.

Junto a su esposa Margaret, con la que residía en California, el pintor se codeó con grandes estrellas de Hollywood como Natalie Wood, Joan Crawford, Jerry Lewis o Kim Novak, algunas de las cuales llegaron a pedirle que las retratara.

Incluso el propio Andy Warhol alabó el trabajo de Keane, con el argumento de que si era tan exitoso no podía ser tan malo como aseguraban los críticos.

Pero en el ascenso de Keane a la cima del arte para las masas tan sólo había un problema, que no se conocería sino hasta años después: quien creaba las pinturas no era él, sino su esposa, a la que durante cerca de una década mantuvo en casa encerrada en un estudio, trabajando sin descanso en los cuadros.

Ahora, el cineasta Tim Burton acaba de rodar una película titulada Big Eyes (“Ojos grandes”) basada en la historia del matrimonio Keane, a quien dan vida Amy Adams y Christoph Waltz.

El estreno de la cinta, previsto para fines de diciembre, ha hecho que crezca el interés por la vida y obra de Margaret Keane, quien con 87 años sigue pintando y no se cansa de contar el calvario por el que pasó por cuenta de su exmarido, quien falleció arruinado en el año 2000.

Una gran mentira

Los retratos que Keane pintaba de niños con enormes ojos tristes se hicieron muy populares en los 60.

Los retratos que Keane pintaba de niños con enormes ojos tristes se hicieron muy populares en los 60.

Walter Keane siempre contaba que su arte estaba inspirado en los pobres niños que vio a fines de los años 40 en el Berlín devastado por la Segunda Guerra Mundial, mientras estudiaba en Europa con la intención de convertirse en pintor.

A su regreso a EE.UU. se instaló en la ciudad de San Francisco y se dedicó a las transacciones inmobiliarias, ya que con la venta de sus cuadros no le daba para vivir.

A mediados de los años 50 conoció a su esposa Margaret en un festival de arte.

Ella, que acababa de divorciarse y tenía una hija, encontró en él una figura protectora que le permitió empezar una nueva vida. La pareja contrajo matrimonio en 1955.

Poco a poco los cuadros de los niños de los ojos gigantes empezaron a ganar popularidad.

Margaret Keane ha descrito en numerosas ocasiones el momento en que se enteró que su marido estaba haciéndose pasar por el autor de los retratos que ella pintaba.

Fue una noche en el club nocturno de San Francisco The Hungry i, donde él exhibía y vendía las pinturas.

Estaba sentada en una esquina del local cuando alguien se le acercó y le preguntó si ella también pintaba. Ahí fue cuando se dio cuenta de la gran mentira.

Se puso furiosa y al llegar a casa se enfrentó a su marido, quien se justificó diciendo que necesitaban el dinero y que era demasiado tarde para dar marcha atrás: ya que todo el mundo pensaba que él era el autor de los cuadros, firmados tan sólo con el apellido Keane.

Preocupada por lo que podría pasarle a ella y a su hija si abandonaban a su esposo, Margaret decidió participar en el embuste.

Opresión

Amy Adams y Christoph Waltz dan vida al matrimonio Keane en la gran pantalla.

Amy Adams y Christoph Waltz dan vida al matrimonio Keane en la gran pantalla.

Con el dinero que ganaban con los cuadros de los niños de ojos gigantes, se compraron una gran casa con piscina. Y mientras Walter se daba al alcohol y a las mujeres, Margaret pasaba hasta 16 horas al día encerrada en su estudio pintando.

A principios de los años 60, la pareja ya era muy conocida y por sus cuadros se pagaban decenas de miles de dólares.

Las reproducciones de las pinturas se vendían en todo el mundo y no era difícil encontrar copias de las obras atribuidas a Walter Keane en las casas de muchas familias de la clase media estadounidense de la época.

Cuando, en una reciente entrevista, le preguntaron a Margaret Keane sobre la tristeza que emanaba de sus cuadros, explicó que no fue sino hasta años después de pintarlos que se dio cuenta que estos reflejaban la opresión que ella sentía en su propia vida.

Tras diez años de matrimonio, en 1965 la pareja se divorció.

Las obra de Keane se podían llegar a vender por US$50.000.

Las obra de Keane se podían llegar a vender por US$50.000.

Margaret se mudó a Hawái, contrajo matrimonio con un comentarista deportivo y se hizo testigo de Jehová.

En 1970, cuando sus cuadros ya habían pasado de moda, decidió que no iba a mentir más cuando le preguntaran sobre su autoría y le contó toda la verdad a un periodista de la agencia UPI.

Su exmarido contratacó asegurando que su esposa era una mujer infiel y una mentirosa compulsiva.

Ella lo retó a que ambos pintaran en público uno de los cuadros para demostrar quién era realmente el autor, aunque él se negó.

Walter Keane se mudó una temporada a vivir a Europa mientras amainaba la tormenta.

Pero a mediados de los 80, en una entrevista con el diario USA Today, Keane aseguró que su esposa se había atribuido la autoría de las pinturas porque pensaba que él había fallecido.

La gota que colmó el vaso

Margaret Keane, de 87 años, vive en Napa, en el norte de California, donde tiene una galería en la que vende su arte.

Margaret Keane, de 87 años, vive en Napa, en el norte de California, donde tiene una galería en la que vende su arte.

Eso fue la gota que colmó el vaso. Margaret demandó a Walter por difamación y, tras un juicio que duró varias semanas, el juez les pidió a ambos que hicieran en la sala uno de los retratos.

Ella pintó a un niño de enormes ojos tristes en apenas 53 minutos. Él se negó a hacerlo alegando que tenía un problema en un hombro.

El juez acabó concediendo a Margaret una indemnización de US$4 millones que Walter -quien tenía graves problemas con la bebida- nunca llegó a pagar, ya que había dilapidado toda la fortuna que había amasado con los cuadros de su exesposa.

El periodista Adam Parfrey, fundador de la editorial Feral House, llegó a entrevistar a Walter Keane cuando éste malvivía a principios de los años 90 en la localidad californiana de La Jolla.

Según explica Parfrey en conversación con BBC Mundo, cuando conoció a Keane le dio la sensación de que era “un farsante y un mentiroso”.

Parfrey, quien junto a Cletus Nelson escribió una biografía de Keane titulada Citizen Keane (“Ciudadano Keane”), asegura que él seguía insistiendo en que su mujer era la que mentía.

El periodista señala que Keane era un hombre muy inteligente con unas grandes dotes para el marketing y la autopromoción. Pese a ello, parecía vivir alejado de la realidad.

Ahora, según Parfrey, la figura de Margaret Keane -a quien describe como una mujer muy agradable- será reivindicada gracias a la película de Tim Burton.

Tampoco sería de extrañar que las pinturas de los niños de ojos gigantes, denostadas hace unas pocas décadas por los críticos y codiciadas por el gran público, vuelvan a ponerse de moda.

Tomado de  www. .bbc.co.uk

Por: Jaime González

 

De frente al Ébola

Por Ricardo R. González                Fotos: Ramón Barreras Valdés y archivo personal y familiar del doctor Corona

DSC00863

Esta es la brigada cubana que labora en Sierra Leona. Vestir con el traje completo demanda de unos 15 minutos según las habilidades adquiridas. Lo más peligroso resulta quitarse el atuendo ya contaminado.

Freetown, la capital de Sierra Leona, resultaba un punto distante e    incógnito para el galeno villaclareño     Rafael Corona Pérez. Una huelga en los aeropuertos galos hizo que la travesía fuera más larga, por lo que el camino impuso pasar por España, hacer otra escala en Marruecos, hasta llegar al destino africano.
Para él no constituía la primera experiencia riesgosa, mas la situación en torno al ébola aparecía como el gran reto de una nueva experiencia sin antecedentes en la práctica.
Así iniciaba la historia de tres cubanos que integraron la avanzada del grupo: Un espirituano radicado en La Habana, un guantanamero y un villaclareño, que partieron el pasado 19 de septiembre y llegaron en la mañana del día 21.
«El resto de la brigada —precisa Corona— arribó el 2 de octubre, luego de una preparación previa que recibimos en Cuba, guiada por la dirección de la Unidad Central de Colaboración Médica en estrecha cooperación con el Instituto de Medicina Tropical (IPK) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS)».
Como deportistas que van en busca de una medalla de oro en favor de la humanidad iniciaron el entrenamiento intensivo. El uso del traje de protección, la organización del trabajo, la seguridad y la bioseguridad del personal, según el programa trazado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), constituían el ABC inviolable en cada jornada.
Pero el día a día trajo la fotografía real. «Fue muy impresionante ver a los pobladores sin una verdadera percepción de riesgo, a pesar de que llegamos en pleno toque de queda decretado del 19 al 21 de septiembre. Las costumbres y hábitos, totalmente incorrectos, favorecen mucho el contagio y la propagación de la terrible enfermedad», relata el doctor Corona vía correo electrónico.

Doctor Rafael Corona Pérez

Doctor Rafael Corona Pérez

Ante este panorama no había tiempo que perder. La llamada zona roja o área directa de enfrentamiento, aguardaba. Una vez cumplidos los requisitos de la OMS, se aplicaron las estrategias en los diferentes hospitales de la capital.
«Nuestra brigada está integrada por 165 colaboradores; de ellos, ocho villaclareños. Las rotaciones en el hospital de Kerry Town, donde labora un numeroso grupo de los compañeros, son cada seis horas. Una vez pasados 60 minutos se produce el relevo, y el personal saliente cuenta con dos horas de descanso».
—¿Han podido cuantificar la cantidad de habitantes atendidos por los cubanos?
—Resulta difícil, pues el personal atiende, la mayor parte del tiempo, los casos confirmados en las áreas rojas, y en ocasiones colabora en la clasificación o apoya a otras demarcaciones junto a los expertos del país o los extranjeros. En las zonas rojas se valoran alrededor de 10 a 12 enfermos graves a diario, ya que los hospitales son de nueva creación, al tiempo que se incrementan, progresivamente, los casos de acuerdo con los aseguramientos y la organización interna de las áreas.
Vestir el atuendo requerido para enfrentar la epidemia resulta, quizás, el detalle de mayor complejidad. Demanda de unos 15 minutos como promedio. «El tiempo depende de la habilidad adquirida, y lo más importante es que se cumplan los pasos establecidos bajo supervisión estricta. Lo más peligroso es quitarse el traje ya contaminado, por lo que la tarea se hace mayor al tener que cumplirse las fases de la desinfección, baño y cambio de ropa», afirma quien se desempeña, además de médico, como miembro del Consejo de Dirección de la Brigada y responde por el aseguramiento logístico.

SORPRESAS EN EL CAMINO

Nunca imaginó el doctor Corona que la vida le propiciara un grato momento en medio de tantas contingencias. Uno de los alumnos formados en la Universidad Médica villaclareña, nativo de Sierra Leona, figura como ayudante entre los cubanos.
«Se trata de Patric don Davis. Terminó su carrera en la Facultad de Estomatología hace unos 20 años. Un relevante profesional que no ha querido abandonar a su pueblo en este grave contexto.
«Ni imaginé el reencuentro. Lo reconocí enseguida porque en sus tiempos de estudiante mi esposa era la decana de Becarios Extranjeros del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Villa Clara. Para mí resultó muy estimulante apreciar los valores humanos y morales de quien se enorgullece de haber estudiado en Cuba, y tiene la conducta de un verdadero internacionalista».
Entre tantas tensiones, un motivo de pura sensibilidad humana estremeció a los cubanos cuando fue confirmado el diagnóstico del doctor habanero Félix Báez Sarría para desbordarse el manantial de solidaridad entre todos.
«Precisamente forma parte de nuestra brigada, y puedo decir que nos hemos cohesionado mucho más después de la contaminación del compañero. Ello expresa con fuerza la decisión de cumplir la tarea y regresar sanos a Cuba.
«La información sobre el estado de salud de Félix ha sido permanente por parte de la dirección del colectivo, la Embajada Cubana, y por el Ministerio de Salud Pública (MINSAP)».
—Gerardo Hernández Nordelo, uno de los prisioneros encarcelados injustamente en el Imperio, calificó el trabajo de ustedes como el de verdaderos héroes ¿Cuál es su valoración personal ante este hecho?
—De la carta de Gerardo me impresionó mucho este párrafo: «Ahora, con esa lección extraordinaria de heroísmo que ustedes están dando al mundo, nos sentimos aún más orgullosos, y no alcanzarían las palabras para expresarles cuánto nos fortalecen con su ejemplo. Ustedes son hoy nuestros héroes».
«Qué se puede decir cuando el reconocimiento viene de parte de un gran ejemplo de altruismo y de patriotismo. Él y sus cuatro hermanos son un símbolo de lo inmenso que resulta nuestro pueblo y su capacidad de responder al llamado de la Patria, pero no creo que merezcamos esa condición. Es verdad que se necesitan valor y otras cualidades, pero también es un deber profesional salvar vidas bajo cualquier circunstancia».
—¿De todas las misiones cumplidas esta ha sido la más compleja o cada una encierra sus particularidades?
—Todas presentan en común un gran peligro para la vida, y también la posibilidad de evitarlo y protegerse. Creo que el éxito está en lograr una organización eficiente con una disciplina consciente.
—Dicen que Ud. es un hombre de contingencias. ¿Realmente se considera así?
—Constituye parte de mi formación revolucionaria adquirida en un país de contingencias, en el que enfrentar los retos ya es una idiosincrasia del cubano.

En casa esperan la llegada de algún mensaje o imaginan algunas de las vivencias cotidianas de la lejana África. Bárbara Cabrera Menéndez (a la derecha), comparte con su hija Yadira Corona Cabrera y el novio de esta,Javier Obregón Rodríguez.

En casa esperan la llegada de algún mensaje o imaginan algunas de las vivencias cotidianas de la lejana África. Bárbara Cabrera Menéndez (a la derecha), comparte con su hija Yadira Corona Cabrera y el novio de esta,Javier Obregón Rodríguez.

DESDE LA DISTANTE VILLA CLARA

Parece que los días se alargan en el hogar del doctor Corona, aunque la comunicación no ha faltado. Se le extraña por el patio, convertido en pequeña arboleda, donde confluyen mameyes, maracuyá o mangos, entre otras variedades. Quizás hasta canes y felinos presentes en el lugar experimenten sus morriñas, en tanto la cocina clama por su sazón, mientras se desean los ajiacos o cualquier plato salido de su ingenio.
Que lo diga Bárbara Cabrera Menéndez, la esposa, que conoce las complejidades en la vida de Corona desde que la Universidad Médica lo recibe bien temprano para enfrentar sus tareas cotidianas.
«Estudia mucho, investiga, asesora a los demás, y forma parte de tribunales», sustenta quien es, además, profesora de Morfofisiología en el propio centro docente.
«Esta misión fue muy rápida. Recuerdo que él estaba en una reunión del Comité del Partido y recibió una llamada urgente. Era de Colaboración, le explicaron lo que era, y nos dijo: Me voy en cuestión de días».
Para Barbarita la ausencia de su compañero, una vez más, se ha convertido en parte de lo cotidiano. Evoca aquellos días de Surinam, la más larga de todas las misiones, y a la vez la más difícil por todas las situaciones familiares que enfrentaron en aquellos días.
«A veces pienso que ya no va a pasar nada más en el mundo, y que vamos a estar juntos, pero aparece de nuevo otra encomienda. Hay como especie de un subconsciente preparado, y llega a ser para nosotros algo normal. Porque su vida siempre ha sido así, incluyendo su período como militar».
Aunque laboren en la misma institución coinciden en ocasiones, sobre todo a la hora del almuerzo y no siempre, pues cada quien está en función de sus obligaciones.
«Corona me explica que está trabajando fuerte, y me sentí en extremo feliz al saber que uno de los alumnos graduados por nuestra Universidad contribuya a la causa. Son los frutos de la obra, pues resulta el único alumno de Sierra Leona diplomado en nuestra Facultad de Estomatología».
Por su parte, Yadira Corona Cabrera, campeona nacional de triatlón en 2006-2007 e hija del matrimonio, piensa en él, mientras enfrenta el rudo entrenamiento que debe vencer para asistir a las competencias iberoamericanas fijadas en 2015.
Entre las dobles sesiones de natación, ciclismo y carrera, de manera alterna, hay momentos en que le parece que corre, nada o pedalea junto a él.
«Lo que más extraño de mi padre es su apoyo. Siempre dispuesto y embullándome para las confrontaciones deportivas. En sus correos no falta el estímulo para que busque la preparación óptima, por lo que tengo un reto encaminado a satisfacer sus deseos».
Mientras tanto, cada sentimiento es también compartido por Carlos Javier Obregón Rodríguez, el joven que conoció a Yadira hace más de una década gracias a los deportes practicados en común, y hoy alimentan el noviazgo.
Y si hay un punto convergente entre ellos es que reafirman a Corona como un hombre de contingencias «porque enfrenta el peligro y tenemos la impresión de que sabe cómo dominarlo».
Ecuador, Surinam, Haití, Sierra Leona…. Puntos distantes pero que acumulan gran parte de la vida de Rafael Corona. Por eso desde la convulsa África también hay un mensaje para sus seres queridos.
«Pienso mucho en mi familia que es parte de la misión, por su valentía, por su sacrificio, porque saben estimularme y comprenden el alcance de de esta. Pienso en la vida en Cuba, y en regresar con la misión cumplida para educar a nuestros estudiantes con nuevos elementos. Es admirable constatar cómo se respeta el ejemplo, y nunca estaremos viejos si mantenemos joven aquella luz iniciada hace más de cinco décadas, en aquel enero».
Así son los cubanos. Esos que, desafiando peligros, se mantienen de pie, de frente al ébola.

¿QUIÉN ES RAFAEL CORONA?

Tiene 66 años. Un día se decidió a estudiar Medicina, y optó por la especialidad de Higiene y Epidemiología. Quizás imaginó, alguna vez, constatar realidades muy crudas en un mundo con tan diversos matices, pero sentía, según él, la necesidad de brindarle un nuevo enfoque a la Medicina cubana con un pensamiento nuevo.
No se considera un superhombre ni un héroe, pero suma cuatro misiones bajo situaciones de catástrofes u otras contingencias.
Una en Ecuador ante la erupción del volcán Tungurahua, en la que solo cuatro cubanos resultaron seleccionados para cumplirla; otra en Haití luego del devastador terremoto y la epidemia desatada de cólera, y la actual en Sierra Leona, todas como integrante de la Brigada Henry Reeve.
Sin embargo, la más prolongada resultó la cumplida en Surinam, que le ocupó dos años de su vida, ante los azotes del dengue, y en la que participó como parte del Programa Integral de Salud (PIS).
En la Universidad Médica de Villa Clara se desempeña como profesor consultante del departamento de Salud, en la especialidad de Higiene y Epidemiología, y también asume la jefatura de la cátedra de Medicina de Desastres.
Sin duda, un reparador de sueños que ha dejado sus huellas benéficas en una parte del Orbe.

Muestra de caricatura canadiense en Salón de Humor Erótico Santa Clara 2014

En fotos, sobrevivientes al Ébola regresan a casa

Ébola (11)

Fanta Cherif sigue escondida en su casa. Sus amigos ya no la llaman y ha dejado a un lado sus estudios por culpa de la enfermedad. Los efectos posteriores al virus fueron muy duraderos en su caso. Una vez superado el ébola, se pueden experimentar síntomas hasta siete semanas después. Foto: Livia Saavedra.

Sobrevivieron al ébola, pero su dolor aún no ha terminado.

La fotógrafa francesa Livia Saavedra viajó en octubre a Conakry, la capital guineana, con la ONG Waha International para documentar la experiencia de los supervivientes del ébola que han vuelto a su casa y a su comunidad. Algunos han perdido a sus familias por la enfermedad, otros ya no tienen trabajo o se enfrentan al rechazo de la gente. “El estigma al que se enfrentan es terrible”, explicaba Saavedra al World Post vía correo electrónico.

Algunos de los guineanos que conoció Saavedra están luchando duramente por superar este estigma. Nyanbalamou Gabou, un estudiante de medicina de 24 años, trabajó por concienciar a la gente sobre el ébola, pero él mismo cayó enfermo, y en su comunidad le acogieron a su vuelta con los brazos abiertos, cuenta Saavedra.

El brote de ébola en África occidental ha acabado con la vida de más de 5.000 personas, principalmente en Guinea, Liberia y Sierra Leona. Según las cifras de la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente otras 10.000 personas se han contagiado de la enfermedad y han sobrevivido.

Les survivants d'ebola, Guinée Conakry, localité de Coyah, oct

Dgenebou Soumah, 20 años, prefectura de Coyah: su novio fue a verla cuando llegó a casa, pero no sabe si se casarán. A pesar de la muerte de su madre, su tía y su sobrina, ella está llena de vida. Foto: Livia Saavedra.

Ébola (3)

M’Balia, prefectura de Coyah: El marido de M’Balia murió en septiembre. Ahora se enfrenta a la extrema pobreza y no puede permitirse alimentar a sus hijos todos los días. Siendo viuda y con dos hijos, no tiene la posibilidad de volver a casarse. Foto: Livia Saavedra.

Ébola (4)

Fanta y Sydia Bangoura: Sólo se contagió la más pequeña. Todavía no se han dado cuenta de que son huérfanas. Cuidar de los niños afectados por la enfermedad se ha convertido en un problema urgente. Foto: Livia Saavedra.

Ébola (5)

M’Balia Sylla con su suegro: Su suegro siempre la apoyó. Al personal sanitario le costó mucho convencerla para que se sometiera a tratamiento. Ella trabaja en la enfermería del cuartel militar. Foto: Livia Saavedra.

Ébola (6)

Kanta, Guinea Conakry.

Ébola (7)

Bengali Souma, 27 años: Perdió su trabajo y tiene que ocuparse de sus hermanos pequeños. Tendrá que hacer muchos méritos para reintegrarse en su comunidad.

Ébola (8)

Nyanbalamou Gabou, 24 años: Es estudiante de Medicina. Se encargó de sensibilizar a sus vecinos sobre la enfermedad antes de contagiarse. Foto: Livia Saavedra.

Ébola (9)

Mamadou Sadio Bah: Mamadou Sadio Bah es médico en un centro de salud. Desde que enfermó, se esfuerza por desterrar los mitos sobre la enfermedad. Foto: Livia Saavedra.

Ébola (10)

Fanta Camara, 25 años: Trabaja en el Centro para el Tratamiento del Ébola en Donka. Perdió su puesto de maestra por la enfermedad. Foto: Livia Saavedra.

Ébola (12)

Fatoumata Binta: Desde que su hermano y cinco miembros de su familia murieron, ha tenido que ocuparse de su hermano pequeño. Está pensando trabajar en un centro para la atención del ébola en Donka. Foto: Livia Saavedra.

Surviving Ebola, Guinea Conakry, October 2014

Dos de los principales epicentros de la enfermedad se encuentran en Nzerekore y en Conakry (en la imagen). Foto: Livia Saavedra.

Surviving Ebola, Guinea Conakry, October 2014

Las condiciones sanitarias, la falta de agua corriente y la pobreza impiden la lucha de la población contra el brote de ébola. Foto: Livia Saavedra.

Tomado de http://www.cubadebate.cu

Espectacular acto ilusionista inaugura Festival Ánfora 2014

ilusionismoUn hombre condujo hoy a ciegas una motocicleta por la principal avenida de esta ciudad, pero no para infringir las leyes de tránsito, sino como parte de un truco ilusionista que dejó inaugurado el XIX Festival de Magia Ánfora 2014.
El joven Aliet Pérez fue el protagonista del suceso, junto al  telépata Arley González, quienes sorprendieron a choferes y transeúntes locales con este acto artístico que se introdujo por primera vez en Cuba en la década de 1950 y se había realizado la mayor parte de las veces en Las Tunas.
Hace tres años comenzamos a prepararnos para el número telepático, que exige una gran concentración, dijo a la AIN Pérez, que tuvo que ser atendido urgentemente al concluir su presentación ante el riesgo de que desfalleciera.
La conducción a ciegas forma parte de las experiencias ilusionistas que desarrollan Aliet y Arley, quienes están empeñados desde hace más de un lustro en preservar las tradiciones asociadas al uso de la telepatía en espectáculos.
Durante la inauguración de Ánfora 2014, el único  festival de la especialidad escénica con carácter competitivo, se incluyó la apertura de la muestra Andares de Huracán Mágico, la cual exhibe fotografías, audiovisuales y documentos sobre la historia de esta compañía.
Hasta el próximo domingo Las Tunas será la Ciudad Mágica de Cuba, en la que confluyen las más  importantes agrupaciones de la Isla y medio centenar de ilusionistas, quienes concursarán en especialidades como pequeñas y grandes ilusiones, manipulaciones y magia cómica,  entre otras.
Ánfora surgió como resultado del desarrollo de esta vertiente de las artes escénicas en Las Tunas, donde, desde la década de 1980 el creador José Reynerio Valdivia (Mago Píter) fundó una escuela y una compañía que contribuyeron al ascenso del ilusionismo cubano.

tomado de http://www.ain.cu

La rara belleza de fotos devoradas por bacterias

| + |

Fotos bacterias (2)Al igual que la exquisita y fantasmal naturaleza de los daguerrotipos, estas impresiones lentamente van a desaparecer. La última serie del fotógrafo Seung-Hwan Oh ha estado preparándose por años, pues las encargados de darles el toque decadente y efímero son las bacterias.

Impermanencia, como apropiadamente tituló a la serie, presenta fotografías que han sido remojadas en agua con bacterias que gradualmente rompen los haluros de plata (el elemento clave que captura la luz en las fotografías), hasta que el resultado es una estética combinación de creación y destrucción.

Todas las fotos desaparecerán por completo con el tiempo. Pero Oh digitalizó sus selecciones, que evocan remolinos efímeros o fantasmas tecnicolor, antes de que fueran consumidas por completo.

Fotos bacterias (8) Fotos bacterias (7) Fotos bacterias (6) Fotos bacterias (5) Fotos bacterias (4) Fotos bacterias (3) Fotos bacterias (1)

(Tomado de Pijamasurf)