Category Archives: Mujer

Cuando el cuerpo se vuelve arte

Emma Fay, de 27 años, es una artista que comenzó a realizar alucinantes trucos ópticos después de participar en un curso de peluquería y belleza, lo sorprendente de todo esto es que su elemento principal es el cuerpo humano.

Con dos contorsionistas muy pacientes, Emma pasa hasta seis horas de trabajo por cada creación utilizando pintura a base de agua. A primera vista, parece que todas las figuras, forman parte del las maravillas del reino animal, pero si miras detalladamente, notarás los pies, las  manos incluso la cabeza y piernas humanas.

 

bodyanimals7
bodyanimals1

 

 

bodyanimals2

 

bodyanimals3

bodyanimals5
bodyanimals4

 

Tomado de  http://cubasi.cu                      Por  Daily Mail

Anuncios

Todas Contracorriente

Respeto a la mujer. Esa es la esencia de la gira que la cantante Rosa María Amaneiros (Rochy) realiza con su proyecto Todas Contracorriente desde principios de enero por varias provincias del país, y que estará en Santa Clara los próximos lunes 23 y martes 24 con diversas actividades.

Mediante el periplo, la intérprete y sus acompañantes hacen un llamado de alerta ante la violencia de género existente aún en Cuba que, contradictoriamente, ha sido una de las naciones que más ha luchado por las conquistas del derecho de la mujer.

En ese sentido, Todas Contracorriente –coordinado por Rochy con apoyo de especialistas en temas de género y respaldado por la Federación de Mujeres Cubanas (FMC)– rinde homenaje en cada territorio a féminas cubanas sobresalientes en la lucha por reivindicar a sus compatriotas, para así recordar los 100 años del feminismo en Cuba.

Los integrantes del proyecto llegarán el lunes hasta la Escuela de Instructores de Arte donde se impartirá el taller «Música y cultura de la violencia», a cargo del Dr. Julio Cesar González Pagés. Además,  se presentará el vidoclip Contracorriente, dirigido por el realizador y fotógrafo Luis Najmías, sobre el tema de la trovadora pinareña Yamira Díaz interpretado por Rochy, y la participación especial de Omara Portuondo.

Mientras, el martes la intérprete y sus músicos acompañantes se presentarán en la Sala Margarita Casallas del Centro Cultural El Mejunje, a las 11.00 de la noche.

Tanto el video clip como la canción formaron parte de la Campaña Nacional de Lucha por la No Violencia contra la Mujer, que se desarrolló principalmente durante el mes de noviembre.

Interrogada en una conferencia de prensa acerca de por qué escogió el ese tema, Rochy explicó:

«Se trata de una obra compuesta hace algunos años, que ha sido grabada por otros cantantes. La razón por la que la elegimos es porque la letra del tema ofrece diferentes lecturas. La mujer termina diciendo –yo soy dueña de mi suerte–, y eso es lo que intentamos lograr.»

El proyecto es un toque a la puerta de todas aquellas personas encerradas aún en la prisión del prejuicio y la violencia de género, de la cual solo se sale cuando se luchan con conciencia y voluntad contracorriente.

Humor de Martirena esperando el 43 aniversario de Melaito

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mujeres cubanas, algunas deudas

Leticia Martínez Hernández

Tomado de http://www.granma.cu

jovenes-23marzo.jpgEs cierto: las mujeres cubanas desde hace muchos años dejaron de ser “innombrables” para ocupar los planos más estelares, para ser las protagonistas de hazañas cotidianas que antes les fueron negadas. Para nadie es secreto dentro de este archipiélago el hecho de que han conquistado incontables espacios alguna vez reservados con el cartel de “solo para hombres”. Sobran las cifras ascendentes, las historias de aquellos antes y del después que las descubren inmensas, magnánimas, imprescindibles…
Sin embargo, luego de tanta batalla dada, aún persisten rezagos de vicios machistas, a veces demasiado sutiles, que recortan el vuelo al aún llamado sexo débil. Hemos sabido de cubanas que hacen “trabajos solo de hombres”, presentadas con la mayor de las algarabías, como si a más de 50 años de Revolución contar esas extrañezas fuera un logro, cuando a estas alturas del campeonato tales argumentos deberían formar parte de nuestra cotidianidad. Resulta oprobioso que subsistan prejuicios de género: deudas que entre tantos logros no deben camuflarse.

Hace unos días tuve la oportunidad de presenciar una reunión donde se discutía un asunto de jerarquía para el país. Entre los decisores, quienes ponían a punto la culminación de una importante obra, no fue difícil contar la cantidad de mujeres que aportaban esfuerzos: ¡solo dos, entre una veintena de hombres! Entonces comenzaron a diluirse aquellas cifras del inicio, pues en el terreno del día a día muchas mujeres no ocupan responsabilidades porque alguien las presume inferiores; porque alguien le “teme” a su condición de madre, cabeza del hogar, esposa: papeles que alguien supone pueden restarle neuronas a su gestión laboral; o porque sencillamente ellas, a veces obnubiladas por esas opiniones retrógradas, desertan de la vanguardia.

Por eso me detengo en las palabras pronunciadas por Fidel en el ahora lejano marzo de 1974, recientemente publicadas en estas páginas, palabras que alertan de una parte del problema aún sin resolver: “Si hay muy pocas mujeres en el Partido, significa que algo anda mal todavía en la Revolución y que algo anda mal todavía en el Partido: o que no les prestamos toda la atención a las mujeres, o que no hemos aprovechado el caudal de fuerza revolucionaria y de virtudes patrióticas que la mujer encierra, y la abnegación y el espíritu de sacrificio de que la mujer es capaz; o que las mujeres están relegadas a simples amas de casa, o que en nuestra sociedad socialista todavía prevalecen viejos criterios de las sociedades feudales y burguesas. Y tanto la mujer como el hombre tienen que luchar para llegar a lo que constituye uno de los preceptos fundamentales del marxismo-leninismo, que es la liberación de la mujer y la igualdad de la mujer con el hombre. ¡Y si tiene hijos, no debe ser un demérito; y si tiene que atender una casa, eso no debe ser un demérito para una mujer, sino un mérito!”

Sí, algo todavía no funciona bien dentro del Revolución, aunque como país podamos mostrar los pasos más agigantados. Si no de qué otra forma interpretar el hecho de que aún sean pocas las mujeres en oficios no tradicionales (eufemismo para clasificar espacios aún no ocupados); a qué se deben las caras de asombro, de de-sagrado, ante las cubanas que transgreden lo “estrictamente varonil”; cómo justificar la incoherencia de un funcionario cuando afirma en televisión que las mujeres son torpes al volante; por qué persisten en algunos espacios dosis de desconfianza hacia las féminas elegidas para ocupar un cargo; cómo seguir aceptando la lacerante frase de “mi mujer no trabaja en la calle”…

No es esta una diatriba contra el machismo sutil, milenario, por demás inútil… Quizás sea un motivo para seguir empujando, para que cinco décadas de Revolución no sean el remanso feliz donde sentarse a descansar. El andar diario demuestra, amén de la enorme participación de las cubanas en la vida de su país, que falta mucho muro por derribar: muros a prueba del salitre de los años, por tanto muros más difíciles de hacer caer. Y pudiera ser este un buen momento para que ellas sigan defendiendo el espacio más que merecido, cuando Cuba está inmersa en un proceso de disponibilidad laboral, y la orden ha sido como siempre: ¡Cero discriminación! De mujeres insustituibles está repleta esta isla, de mujeres que al llegar la tarde doblan su jornada laboral porque en casa continúan siendo “eternamente imprescindibles”.

Porque aún subsisten deudas por saldar, bien vale otra mirada. Más que eso: bien valen otros modos de actuar, dejar quietas las cifras alcanzadas, los números por lograr, las historias narradas cada 8 de marzo… El camino aún es largo.

“Son ustedes las que más participación tienen en nuestra batalla!: Mensaje de Antonio Guerrero a las mujeres en su Día

cinco-heroes-girasoles.jpgEste  mensaje fue enviado ayer 8 de marzo Día Internacional de la Mujer por Antonio Guerrero en nombre también de sus demás compañeros de lucha, en un gesto tierno y hermoso para todas las mujeres cubanas .

Escribir unas líneas que puedan abarcar todo lo que sentimos los Cinco por esas mujeres que tanto amor, guía, aliento y ayuda nos han dado y dan cada día no es fácil.

Se agolpan los pensamientos, las palabras hermosas, las palabras necesarias. Pero, ante todo, les queremos decir que las llevamos en nuestros corazones cada día y por ustedes resistimos, somos fuertes y somos siempre optimistas.

Hemos de reconocer que son ustedes, las mujeres, las que más participación tienen en nuestra batalla, son ustedes las que cada día amanecen pensando qué hacer y quienes crean nuevas iniciativas, son ustedes las que más nos escriben por todas las vías desde todos los rincones del mundo, expresando un infinito amor y una indestructible hermandad, son ustedes las que con mas claridad nos hacen ver que un mundo mejor sí es posible.

Expreso Jose Martí en su tiempo, y hoy con mas razon podemos decir: “…cuando la mujer se estremece y ayuda …cuando la mujer culta y virtuosa unge la obra con la miel de su cariño — la obra es invencible.”

Aqui les va un poema que escribì en el 2001, un día de julio, en una celda de castigo.

A TI MUJER

A ti mujer que sabes
del delirio y el polvo del tiempo
quiero dar mi lirismo de encierro
como un ciego mirando a la luna.

A ti mujer que ocupas
el altar de esta bella locura
te propongo tu sal y tu espuma
las coloques dentro de mi verso.

He soñado una luz que nos sigue
y promete dejarnos a oscuras.
He soñado tus ropas dispersas
a lo largo de un muelle que augura.

A ti mujer que llegas
valerosa hasta el centro del miedo
te regalo una rosa y pronuncio
contra el odio de amor una nota.

A ti mujer que tocas
lo más alto de mi pensamiento
te coloco mi sombra y mi historia
en el dulce calor de tu seno.

He soñado que te amo y me amas.
He soñado que es cierto mi sueño.

¡Qué paso más chévere!

madre1.jpg

Por Ricardo R. González

Todavía preguntan cómo Yuday Hernández Medina sostuvo, con apenas 111 libras repartidas por toda su anatomía, una sobrecarga divina que fue creciendo dentro de un vientre nada pronunciado.
Increíble, pero cierto, y más cuando en la mañana de este lunes 8 de febrero los salones del hospital ginecobstétrico Mariana Grajales, de Santa Clara, recibieron a tres criaturas con escaso intervalo entre una y otra. Tras la cesárea, las balanzas indicaban 4 libras y 4 onzas, 4,3 y 3,5 de peso en las recién llegadas al mundo.
Ahora Ariel Valdés Sánchez, el progenitor, de 39 años, enfrenta el crucigrama de los días, y no escapa de bromas picaronas relativas a su buen averaje. Lo cierto es que apenas se ha marchado de la institución, y junto a Yuday forma una excelente pareja comunicativa que explica lo inusual de este embarazo devenido…

COMEDIA EN CASA 

Ella labora en la librería de Manicaragua. Ambos tienen a Gretel Valdés Hernández, la primera hija, que suma ya 12 años, pero todos deseaban incrementar la familia. Pasaron años y… nada. El proyecto quedaba en espera.
«Incluso —sustenta Ariel—, yo sentía molestias y debía operarme de varicocele. Nunca lo hice, me decían que con eso era imposible batear… Por su parte, Yuday decidió retirarse el anticonceptivo para tener un pequeño descanso. Pensaba en sus 34 años y en los peligros de lanzarse a la aventura, pero… ¡ya tú ves lo que ocurrió!»
Al poco tiempo, comenzaron en ella malestares extraños. Los exámenes investigativos, un ultrasonido…  ¡Gravidez a la vista!, decretada por el especialista. Sin embargo, lo significativo del caso estriba en que las trillizas fueron apareciendo en cada una de las pruebas ultrasonográficas.
«En el primero se detectó solo el embarazo. Cuál sería nuestro asombro al asistir al segundo y escuchar: «No es una, ahora son dos», y ya en el tercero llegó lo inesperado… la familia crecería en tres.»
Ariel se rascó la cabeza y a su cónyuge le dio por reírse. En ese momento el cielo pareció unirse con la tierra, mas siempre resultó algo deseado.
Para lograrlo Yudai enfrentó sacrificios. Ingresó en el Hogar Materno manicaragüense desde el 21 de septiembre pasado. Ella lleva una minuciosa cronología, y sabe que fue justamente a las 16 semanas.
«La familia de mi esposo es de Remedios, incluso mi dirección está por allá, y decidimos trasladarnos hacia esa villa a partir de la semana 22. Como soy muy disciplinada interné el 2 de noviembre en el Hogar de esa localidad.»

Sigue leyendo

El valor de las mujeres

Diseñadoras y correctoras del periódico Vanguardia, un colectivo muy unido y laborioso.

Las mujeres tienen fuerzas que asombran a los hombres. ellas cargan niños, penas y cosas pesadas, sin embargo, tienen espacio para la felicidad, el amor y la alegría. Ellas sonríen cuando quieren gritar, cantan cuando quieren llorar, lloran cuando están contentas y ríen cuando están nerviosas.
Las mujeres esperan una llamada por teléfono de su hombre avisando que llego sano y diciéndole que la extraña.
Las mujeres tienen cualidades especiales. Se ofrecen para las causas Buenas, son voluntarias en hospitales, llevan comidas a los necesitados.
Ellas trabajan como niñeras, amas de casa, abogadas y solucionan disputas entre niños y vecinos. Usan trajes, vaqueros, uniformes y minifaldas.
Las mujeres recorren largos caminos para conseguir la mejor escuela para sus hijos y la mejor atención para la salud de su familia.
Ellas no aceptan un “no” como respuesta cuando están convencidas que hay una solución.
Las mujeres escriben una carta de amor a su hombre y saben pedir perdón y perdonar. son inteligentes y saben de su poder, sin embargo, saben usar su lado suave cuando quieren conseguir algo.
Las mujeres se alegran o lloran cuando se enteran de un nacimiento o matrimonio. Saben que un abrazo, un beso y un “te amo” puede sanar un corazón roto.
Una mujer puede lograr, que una mañana, una tarde o una noche romántica sean inolvidables.
Las mujeres vienen en todos los tamaños, colores y formas; viven en casas, cuartos, cabañas.
Ellas corren, manejan, caminan o usan el e-mail. el corazón de una mujer es lo que hace girar el mundo.
Todo lo que ellas quieren es un abrazo, un beso, una caricia. las mujeres tienen mucho que decir y mucho para dar.
La belleza de la mujer no esta en la ropa que lleve, la figura que tenga o la forma en que se peine.
La belleza de una mujer debe verse en sus ojos, a través de ellos, porque es la puerta a su corazón, el lugar donde el amor reside. También se refleja en su alma, es el cuidado que ella le da a la pasión para estar con el que ama a quien se entrega inocentemente.
Es el cuidado que ella le da a su amado cuando esta enfermo o cuando le prepara una taza de té en las noches de invierno. la belleza de una mujer con el paso de los años crece hasta el infinito.

Autor: Desconocido