Category Archives: Melaíto

La Humoranga de Martirena

Alfredo Martirena Hernández es nombre reiterado en la lista de premios de la Humoranga Ariguanabense 2016 de San Antonio de los Baños, que publica el sitio digital del humorístico Dedeté.

En el encuentro celebrado del 11 al 13 de abril, el integrante del colectivo de Melaíto obtuvo el premio en Humor general, con la obra Ciber canastilla, también distinguida por la publicación humorística Palante y la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) de la provincia de Artemisa.

La Humoranga Ariguanabense (Salón Nacional de Humor Gráfico) de San Antonio de los Baños es un evento que se celebra desde 1990, y alterna con la Bienal Internacional del Humor Gráfico, con sede en esa misma localidad de la provincia de Artemisa surcada por el río Ariguanabo.

Durante su realización también tiene lugar la premiación del concurso de nacional de literatura humorística Juan Ángel Cardi.

Los premios de la Humoranga

martirena@martirena.com

Ciber canastilla, de Alfredo Martirena.

Humor General:

Premio a la obra: Ciber canastilla

De: Alfredo Martirena Hernández

Mención a las obras:

El grito de la moda, de José Luis López Palacios

De puya, de Eduardo Núñez Pulido

S/T, Luis Reinier Enrique Torres

Too late, David Williams Gallart Núñez

Sátira Política:

Premio a la obra: 17 D

De: Alfredo Martirena Hernández

Mención a la obra:

S/T, de Brady Izquierdo Rodríguez

martirena@martirena.com

17-D

 

 

Caricatura Personal:

Premio a la obra: Giraldo Piloto

De: Rafael Vallbona Losada

Mención a las obras:

Umberto Eco, de Brady Izquierdo Rodríguez

S/T, de Jorge Martínez Rodríguez

Historieta:

Desierto

Fotografía:

Premio a la obra: La presumida

De: Eduardo Núñez Pulido

Humor Volumétrico:

Premio a la obra: Fuera de la red

De: Eduardo Núñez Pulido

Por la factura, y la idea de gran actualidad.

Mención a la obra:

Picasso, de Armando Acosta Álvarez

Premio al conjunto de obras:

A: Eduardo Núñez Pulido

Premio Palante

Autor: Alfredo Martirena Hernández

Obra: Ciber canastilla

Premio Museo del Humor:

Autor: Armando Acosta Álvarez

Obra: Picasso

X Concurso Nacional de Literatura Humorística Juan Ángel Cardi

Cuento:

Premio a: Mario Alberto Verdugo Castillo

Obra: Conjunto de la obra (Na, El caballero Mayito, Put on the Parachute)

Mención:

Autor: Eugenio Vicedo Tomey

Obra: ¿Habanandito, eh?

Décima:

Premio a: Carlos Ettiel Gómez Abreu

Obra: Venta de fruta

Mención:

Autor: Carlos Ettiel Gómez Abreu

Obra: Elegía al pan

(Información de Adán Iglesias)

Anuncios

Caricaturistas cubanos pintan mural a favor de la paz y contra el terrorismo en Santa Clara

04-22-mural-melaito-rbv-08-

Pedro sentado, junto al equipo de humoristas gráficos.

 

04-22-mural-melaito-rbv-01-

Andez

 

Mural de Melaito ok rbv_RBV 09

Osval

 

 

11178213_10206600481599912_1739205724121120432_n

Ramses

 

Mural de Melaito ok rbv_RBV 36

Feddor

 

11150288_10206600466039523_8092123621083477722_n

Zardoyas

 

11150232_10206600421638413_2081658550838172288_n

Adam, director del DDT.

 

11163936_10206600502320430_3963155394125692643_n (1)

Lacoste de Palante

 

Mural de Melaito ok rbv_RBV 15

Roland acompañado de sus alumnos.

 

04-22-mural-melaito-rbv-04-

Javier

 

El-juego-de-los-cerito

Obra de Linares

 

 

 

Mural de Melaito ok rbv_RBV 03

Obra de Martirena


 

 

Expo del maestro Roland en Cifuentes

Fue hasta el municipio de Cifuentes a donde en esta ocasión se trasladó el equipo del suplemento humorístico Melaito, para presentar al  público la obra del maestro Rolando González Reyes (Roland).

Un regalo para este pueblo,  y también un modo de dar inicio a las actividades por el día de la prensa cubana.

Aquí les quedan unas instantaneas:

IMG_4962

El maestro Roland, firmando unos Melaito.

IMG_4942

De izquierda a derecha, Roland, presentadora, Linares y Javier. Integrantes del equipo Melaito.

 

IMG_4950

En el momento de la presentacion.

 

El chiste que nunca imaginamos del Chispa

 Tomado de http://www.5septiembre.cu

Próximo a cumplir los 73 años, falleció este martes el caricaturista y diseñador gráfico Douglas Nelson Pérez Portal, fundador de los periódicos Vanguardia y CINCO de Septiembre y de los suplementos humorísticos Melaíto y La Picúa.Foto: Archivo

Hoy vamos a echar en falta la caricatura del Chispa haciéndose eco de la nueva y como siempre abrumadora votación de la ONU contra el bloqueo de Estados Unidos a Cuba. Douglas Nelson Pérez Portal, artista gráfico de fino humor y vasta cultura, nos dejó esta tarde al filo de las tres fulminado por un paro cardíaco próximo a cumplir sus 73 años, pero jodedor como era me parece escucharlo diciéndonos mientras arrastra las erres: ‘cagrrajo, me voy a la hogrra en que matagrron a Lola’.

El Chispa, seudónimo artístico que se autoendilgó devenido mote de quienes nos preciamos de ser sus amigos, nació el 9 de noviembre de 1941, en Santa Clara, pero aquí lo aplatanamos y terminó por ser un cienfueguero reyoyo, jodedor eterno, espíritu burlón capaz de sacarle ‘punta’ a la más infausta de las circunstancias.

Acá en nuestra Redacción, aún activo e iniciándose en los trajines de la Internet y las nuevas tecnologías, pasó al ‘estrellato’ con una recomendación ingenua pero formulada con la mayor seriedad en un intento por paliar el ‘encangrejamiento’ en hora pico del único y antediluviano scanner del que disponíamos entonces: ‘chico, y pogrqué no le echamos grrrasa‘. Nos miramos y resonó la carcajada, pero al final alguien encasquillado por la hora y el perenne apremio del cierre decidió untarle lubricante al tareco… y funcionó. Se podrán imaginar el chucho que nos dio, razón para que a partir de aquel día la propuesta de solución siempre fuera la misma: ‘échale grrasa’.

Alfabetizador siendo apenas un imberbe, Douglas comenzó a laborar en el periódico Vanguardia en 1963. Un lustro después, en 1968, funda lo que sería el embrión de la exitosa publicación humorística Melaíto, un híbrido llamado A Millón hasta los 10, con textos amenos y algunos dibujos de humor, dedicado a darle apoyo a la campaña azucarera de 1970, épica histórica conocida como Zafra de los 10 Millones. Aquel tabloide pronto se transformaría en el semanario Melaíto, totalmente humorístico.

Douglas formó parte del grupo de profesionales que desde la vecina provincia se vino a Cienfuegos en 1981 para trabajar como diseñador gráfico de nuestro recién fundado periódico CINCO de Septiembre, en cuyo seno sembró la simiente de otro suplemento dedicado a promover la reflexión desde la risa. Y así nació La Picúa, una publicación que bajo sus auspicios consiguió sentar cátedra en el ámbito de la caricatura en el país.

Miembro fundador de la filial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en Cienfuegos, y de la Unión de Periodistas de Cuba, trabajos gráficos Douglas Nelson ha sido reproducidos en los suplementos La Picúa, DDT, Melaíto, revista Mi Barrio, en nuestros periódicos nacionales y también en Vanguardia, CINCO de Septiembre, Ahora. Publicó además en varios órganos de prensa extranjeros.

Ya jubilado, aunque nunca retirados de sus trajines con marcadores de colores, pinceles y en los últimos años también píxeles, Chispa se mantuvo como activo colaborador de medios digitales cubanos y extranjeros, y editor del blog que haciendo gala a su inquieto quehacer bautizó La Chispa Prendida.

Allí, como en un acto de premonición de que hoy no estaría para seguir azuzando al Imperio del Norte por su brutal política de bloqueo, dejó como última muestra de su quehacer una serie de cinco caricatura bajo el título Si del bloqueo a Cuba se trata. La muerte se le anticipó, pero el vaticinó la nueva bofetada.

Con un poco de humor sobrevivo

 

ST martirena-declararse-2

 

th     th (1)

9-abril-de-2012-Malditos-recortes

 

th (2)

 

 

Tomado de la página personal de Alfredo Lorenzo Martirena Hernández (www.martirena.com)

Martirena y el fútbol

alfredoMartirenaHernandezCizi

Humor de Martirena

www.martirena.com

Los planteamientos por MARTIRENA

Martirena, dibujante, caricaturista, ilustrador

“El oficio hace bajar la musa”

Por Alina Martínez Triay

martirenaEntrevistarlo no fue fácil, aunque llegamos a Santa Clara dos días antes de la celebración por todo lo alto de un nuevo aniversario de Melaíto, el “dulce” suplemento humorístico del periódico Vanguardia.

Le había tocado la difícil tarea de presidir el jurado del 12 Salón de Humor Gráfico convocado en saludo al cumpleaños 44 de ese chispeante colectivo que no se cansa de hacer reír. Y tenía motivos de sobra para sofocarse, porque fue necesario evaluar las 136 obras participantes de 16 países, en las modalidades de humor general y erótico, y entre ellas seleccionar premios y menciones.

¡Por fin! logramos que Alfredo Martirena hiciera un paréntesis en su atareado tiempo para atendernos. Encontramos en su casa una excepcional tranquilidad para el diálogo, porque los muchos amigos que suelen tomarla por asalto para pasarla bien entre charlas y tragos de ron cuando cada año vienen de sus provincias a sumarse a la festividad, estaban atareados, junto con sus colegas de Melaíto, en la pintura de un mural colectivo de caricaturas dedicadas a la prensa y al venidero Congreso de la UPEC.

¿Cómo surgió en ti la inclinación por el dibujo humorístico?

Fue el resultado de un conjunto de coincidencias. Cuando terminé el grado doce no alcancé carrera y para que no estuviera sin hacer nada hasta el año siguiente en que podía presentarme a examen de ingreso, mi mamá me consiguió un empleo de cuidador de un salón de proyectos de mecánica de la Universidad. Era un trabajo sabroso porque me gustaba dibujar y allí me daban cosas para hacer.

Coincidió que Panchito, vecino mío e integrante del colectivo de Melaíto, realizaba dibujos animados como aficionado para el Cine Club Cubanacán, y mi mamá que siempre estaba “con las antenas puestas” se enteró que él necesitaba un ayudante y nos puso en contacto. Otra coincidencia: Ajubel se trasladó al Dedeté y Panchito me preguntó si yo estaba interesado en probar si daba para humorista, ya que en caso afirmativo, la plaza estaba ahí. Pedro Méndez, el director, me contrató y meses después quedé fijo, eso fue en el año 1984. Soy por tanto un autodidacta.

¿De qué fuentes te nutriste para convertirte primero en un dibujante y después lograr un estilo propio?

En primer lugar de los propios integrantes de Melaíto, que tiene una cantera de dibujantes de lujo, también recibí influencias de los caricaturistas argentinos Quino, Caloi, Fontanarrosa … y de humoristas gráficos españoles. Así fui buscando mi línea y ya en 1986 la tenía definida.

¿Qué tipo de humor prefieres?

Me siento cómodo haciendo el crítico costumbrista y disfruto mucho el humor negro. Está por salir un libro de la Editorial Reina del Mar, de Cienfuegos, titulado Martirena en blanco y negro, con humor de los dos colores. El erótico no es mi fuerte aunque he ganado premios con él. Estoy haciendo además humorismo editorial con temas del ámbito internacional que no pierden vigencia; me refiero a los relacionados con el medio ambiente, el hambre, las guerras, el petróleo, las nuevas tecnologías…

martirena_eternidadAdemás de Melaíto ¿en qué otras publicaciones o espacios expositivos han aparecido tus trabajos?

Hago ilustraciones para el periódico Vanguardia, donde a veces me publican caricaturas en la sección La Opinión Gráfica; envío dos dibujos cada martes a Juventud Rebelde, en Palante tengo una tira titulada Compadres, además de otras obras. Desde el 2003 mis dibujos son seleccionados por el Centro de Información para la Prensa (CIP) para ilustrar el Directorio Nacional de Comunicación. Este año he tenido el honor de recibir la invitación para hacer además la portada del directorio 2013.

Publico regularmente en revistas como El Jueves, Batracio Amarillo, Quevedos y otras de España; en Chocarreros, de México, en El Nuevo Diario, de Nicaragua; en Witty World, de Estados Unidos…

Además del libro que ya mencioné me han editado otros como De oreja a oreja, Humor in Vitro, De vuelta y vuelta y No hay lugar como el hogar, que es una historieta con guión de Roberto Corroto; he ilustrado libros infantiles de España y Suiza y pronto verá la luz uno en Colombia que es un poema, con un carácter interactivo educativo.

He participado en más de 30 exposiciones colectivas y una docena personales. También he obtenido una treintena de reconocimientos internacionales, entre menciones y premios, y una cantidad similar de carácter nacional.

¿Cómo te inspiras? ¿No se te pierde la musa en ocasiones?

El oficio hace que la musa baje, sin embargo yo creo en la inspiración. Cada día uno tiene un momento para alcanzarla, pero también hay que abrirle caminos. Trabajo con música, me pongo los audífonos y comienzo a anotar ideas y no las represento gráficamente, aunque a veces me viene a la mente el dibujo y lo hago pequeño, en un ladito del papel. Después me siento con calma, analizo todas las anotaciones y realizo la obra. No utilizo lápiz, sino dibujo directamente el boceto con bolígrafo, recurro también a la caja de luz que se emplea en los dibujos animados, un truco que me enseñó Lillo cuando empecé. Con el boceto en bolígrafo lo paso en limpio y ya, no tengo necesidad de borrar. Esto da soltura y limpieza, a veces la gente piensa que mis trabajos son fotocopias pero se trata de originales.

Sueles trabajar en tu casa ¿es una ventaja o tiene sus inconvenientes?

Debo aportar a una publicación y tengo un jefe, pero las nuevas tecnologías le permiten al dibujante trabajar desde su casa, la que se convierte entonces en el centro de trabajo y uno mismo casi se vuelve su propio jefe. Mis tres hijos Panchito, Alfredito y Amanda han ido aprendiendo la importancia de lo que hago y mi esposa Niury, que es diseñadora del periódico, coopera conmigo, muchas cosas que hago se las muestro para pedirle su parecer.

¿Y tus hijos no han manifestado interés por dedicarse al dibujo?

Panchito y Alfredito hacen sus pininos pero tal vez al verlo como algo tan común no le dan importancia. Mi hija mayor, Amanda, se acaba de graduar en la Universidad en biología pura, y aunque conservo un dibujo de ella de cuando tenía cuatro años, que está muy bueno, no le dio por dedicarse a eso.

¿Cómo te ha ido con la tropa de Melaíto?

Nuestro colectivo lo integramos Pedro, el director Linares, que lo está sustituyendo durante su enfermedad Roland, Janler, que es colaborador, y yo. Somos como una familia bien llevada que no tenemos prácticamente ni un sí ni un no. Tengo 47 años y empecé en la publicación a los 19, cuando llegué era el más nuevo, este ha sido prácticamente mi único centro de trabajo. Todos ellos y otros que ya no están en la publicación, me han ayudado muchísimo. Cuando miro mis primeros dibujos publicados pienso que Pedro tuvo una gran confianza en mí, en que iba a mejorar y eso para un muchachito que empezaba como yo, me estimuló a seguir adelante.

 

Tomado de  http://www.trabajadores.cu

Humor de Martirena