Viajar en camiones

El blog de María Elena

Por Carlos Alejandro Rodríguez Martínez (estudiante de Periodismo en la Universidad Central de Las Villas, Cuba)

camiones1Hay que viajar en camión. En cualquier camión particular que preste servicio en las terminales intermunicipales. Más allá del resultado básico —llegada tardía y cansancio múltiple—, uno tendrá la oportunidad de padecer una experiencia alentadora. Digo esto basado en la lógica que plantea que las vivencias negativas siempre exaltan otras vivencias menos negativas; es decir, en este caso, el camión eleva la (dudosa) comodidad de los ómnibus Yutong e, incluso, la ortopedia insoportable de las guaguas Girón.

Los camiones recorren todas las carreteras, cubren todas las rutas. Habrá poquísimos sitios de Cuba adonde no lleguen. Hay camiones de todas las formas y apariencias: viejos Chevrolet, Ford y Dodge adaptados a las nuevas (no tan nuevas) circunstancias; guarandingas engendradas a partir de antiquísimos aparatos; camiones cerrados que exacerban la claustrofobia; camiones abiertos y enrejados como…

Ver la entrada original 646 palabras más

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: