Educar es cultivar

Por Rolando López del Amo

 

 

Llegó septiembre cargado de nuevos empeños. Más de dos millones de cubanos están en las aulas de nuestro sistema nacional de enseñanza. Todos los niños y jóvenes de nuestro pueblo tienen asegurado un lugar en una escuela. Esto es un logro que pocos países en el mundo pueden mostrar. La educación en Cuba es un derecho humano básico. Su carácter universal y gratuito así lo confirma y garantiza.

Siempre insatisfechos y procurando hacer las cosas cada vez mejor, rectificando los yerros inevitables en el camino de la búsquela de la nueva escuela, el año 2011 trae  remedios a deficiencias comprobadas e inicia una etapa cualitativamente nueva en la que la formación de los maestros y profesores ocupa el primerísimo lugar que le corresponde para que se cumpla el aserto martiano de que hacerse maestro es hacerse creador.

La obra educacional es fundamental para la formación de las nuevas generaciones de cubanos.La escuela, junto con la familia y la sociedad son los tres lados del triángulo de la educación. Y, al hablar de la sociedad, hay que poner en primer término el papel de los medios de comunicación de masas que forman parte de la vida en el hogar. La armonización de esos tres factores es la que determina el tipo de ciudadano que va surgiendo en el tránsito de la niñez a la adultez.

Con la  reducción  de los internados  a los casos indispensables y el retorno de la enseñanza secundaria a las zonas de residencia de los alumnos, estos se mantienen en mayor contacto con la comunidad, con la realidad cotidiana y con su familia. De ahí la importancia de conjugar las acciones de estos tres factores.

La familia sienta las bases, en la medida del nivel cultural y las posibilidades de los padres, de los mayores; pero la escuela es la que no debe fallar, ni en la instrucción, ni en la educación. La escuela es como un taller de modelaje cuya materia prima es el alumno. Los maestros son una suerte de artesanos, de artistas que deben lograr las mejores obras con cada una de las piezas que ponen en sus manos. Esa obra es la de lograr un ser humano que comprenda y comparta los principios más nobles para la convivencia humana, para la vida en sociedad. Para ello, el maestro ha de ser un ejemplo vivo. La mejor lección es el ejemplo que el maestro ofrece con sus palabras y con sus obras.

La vida en sociedad no es anarquía. La propia Naturaleza no es anárquica: trabaja y existe conforme a leyes. Igual ocurre con la sociedad, que también necesita regirse por leyes comunes para todos sus miembros. El imperio de la ley supone orden para lo que regula y respeto a ese orden. La escuela debe educar en ese sentido.

Este año, en las escuelas secundarias, se volverán a estudiar las materias científicas en su especificidad para que puedan ser comprendidas adecuada y suficientemente. Así, habrá mejores conocimientos de la física, la química, la biología, la geografía, además de las matemáticas. En esas ciencias está la base teórica del conocimiento del mundo material. De otra parte, el idioma propio recibirá la atención esmerada que le corresponde porque, sin idioma, sin lenguaje, no hay pensamiento abstracto y no hay posibilidad de entender las ciencias. Junto al idioma propio, la historia ocupará otro lugar destacado, porque lo que somos hoy, es el resultado de lo que fuimos ayer, así como mañana seremos el resultado de lo que somos hoy.

Da gusto saber que ya, desde nuestros círculos infantiles, los pequeñitos reciben cartulinas, papeles, crayolas para desde edades muy tempranas alcanzar habilidades manuales y aprender a pensar y actuar en la medida en que aprenden a hablar y a relacionarse con sus compañeros.

Las especialidades técnicas ocupan ahora un lugar preferente. La agricultura es la base para nuestra subsistencia. País de tierra fértil cultivable el nuestro, requiere de brazos y mentes capaces que hagan producir los frutos con que toda la población necesita alimentarse. Parte de esta producción es la pecuaria y también la piscicultura. Esa es una necesidad primordial y un deber de supervivencia y bienestar.

La construcción de edificios es una necesidad imperiosa. Tenemos que reconstruir y construir cientos de miles de viviendas confortables para todo nuestro pueblo. Y esto hay que hacerlo bien, para que sean viviendas duraderas y hermosas. Lograr que nuestras ciudades sean armónicas, con áreas de estar, con jardines y árboles, con establecimientos de servicios variados cercanos a las viviendas. Pero hay que transportarse de un lugar a otro y esto requiere calles, carreteras, vías ferroviarias, transportes marítimos y aéreos.

Así que junto a especialistas en cuestiones agropecuarias y silvicultura, hay que preparar especialistas en construcciones y en transportes. Y tantas especialidades que la vida moderna reclama, donde la electrónica es ya uno de los fundamentos de toda la economía, o la petroquímica y la minería, en fin, tantas áreas de la vida, tradicionales unas, como la contabilidad y las finanzas, contemporáneas otras.

Y junto a toda esa instrucción para la producción de los bienes materiales necesarios, se inicia un nuevo curso en el que la educación física será una educación para la salud y el vigor corporal, y un medio de entretenimiento y promoción de las emociones de competir para ganar todos compitiendo.

Pero si hay algún distintivo, tal vez único, en nuestro país, es el de la enseñanza de las artes para los niños y jóvenes de no importa que lugar de nuestra geografía. Música, danza, artes dramáticas, artes plásticas, para profesionales o aficionados, llenan la vida espiritual de nuestro pueblo y pueden mostrar con orgullo cumbres de reconocimiento universal, desde La Colmenita, hasta el Ballet Nacional de Cuba, por solo citar dos ejemplos. Y junto a las artes, las letras, en la que descuellan talentosos narradores, poetas, dramaturgos, ensayistas, que se unen a notables cineastas y a brillantes científicos.

Así, cuando comienza un nuevo curso escolar, los cubanos nos sentimos creadores, parte del esfuerzo nacional como aquel con el que logramos liquidar el analfabetismo hace cincuenta años, porque la educación ha de ser obra de todos, tanto para aprender, como para enseñar.

Nada sustituye al maestro. Los medios modernos son excelentes auxiliares, pero el hombre es lo esencial. Y la primera obligación del maestro es interesar a sus alumnos en aquello que les explica. Para eso la Pedagogía y la Didáctica, tienen sus indicaciones; pero la clave es, primero, dominar bien lo que se va a enseñar y, segundo, atraer la atención del alumno y explicar las cosas de modo que puedan ser bien comprendidas.

Según la experiencia del joven Martí a sus 22 años, refiriéndose a la enseñanza universitaria, pero de validez general, “los conocimientos se fijan más, en tanto se les da una forma más amena”. Y añadía: “Viven las clases de la animación y el incidente. Necesita a veces la atención cansada un recurso accidental que la sacuda y la reanime. Grábanse mejor en la inteligencia los conceptos que se expresan en la forma diaria y natural que los que se presentan envueltos en la forma diluida, siempre severa y naturalmente detallada, de las peroraciones escritas”. (1)

El esfuerzo educacional de la nación cubana trata de ser fiel a esta visión martiana: “La educación tiene un deber ineludible para con el hombre, ―no cumplirlo es crimen: conformarle a su tiempo― sin desviarle de la grandiosa y final tendencia humana. Que el hombre viva en analogía con el universo, y con su época” (2)

 

Notas:

(1) José Martín, Obras Completas, Tomo 6, página 235, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975

(2) Ibídem, Tomo 8, pagina 430

 

Foto: Internet

 

Tomado de http://www.cubarte.cult.cu

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: