Cuba extiende su experiencia en educación a Canadá

20872.jpgTomado de www.cubahora.cu

MARIELA PÉREZ VALENZUELA

El método cubano de alfabetización Yo, sí puedo, de probada eficacia en el aprendizaje de millones de hombres y mujeres de todas las edades en casi una treintena de naciones, también se utiliza como proyecto educativo en países desarrollados, como Canadá.

Para la aplicación del Yo, sí puedo en esa nación del norte de América, en abril de 2007 se inició el desarrollo del programa “ArrowMight Learning for Live”, con la llegada del primer grupo de asesores cubanos.

El plan para Canadá, concebido en idioma inglés y diferente de los aplicados en otras naciones por la utilización de una tecnología mas avanzada, fue presentado en la XIV Convención y Feria Internacional Informática 2011, celebrada en La Habana en febrero último, con la participación de unos 20 países.

Matilde L. Patterson Peña, de la Universidad de Ciencias Pedagógicas (UCP) Félix Varela; Miriam López Serrano, de la UCP Enrique José Varona y Digna Grisel Ponce Suárez, del Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño (IPLAC), integraron los equipos que desarrollaron el diagnóstico, la elaboración y el pilotaje del Programa “ArrowMight Learning for Life”, concebido para ser seguido desde el hogar de forma individualizada, o en pequeños grupos en el entorno familiar.

Las especialistas explicaron que las teleclases se presentan en Canadá en formato de DVD y son impartidas por cuatro tele-profesores quienes, a partir de la interacción con un alumno imaginario en representación de todos, llegan a cada matriculado, no solo para trasmitir el contenido académico, sino también con mensajes educativos e información cultural e histórica de los pueblos originarios de esas tierras.

Las lecciones en DVD se complementan, dijeron, con los cuadernos de trabajo y otros materiales docentes entregados al estudiante, entre estos, diccionario, enciclopedia y libro de escritura cursiva.

Las especialistas destacaron la responsabilidad del llamado “facilitador” (persona en contacto directo con el alumno) en el éxito del proceso y explicaron que recibe el entrenamiento necesario para cumplir con su función, sea maestro o no.

Ese facilitador, agregaron, apoya y orienta al estudiante en la fase de aprendizaje; debe ser miembro de la comunidad y conocer las características del área que atiende.

Los asesores cubanos que participaron en la primera etapa de diagnóstico profundizaron en el conocimiento de Canadá, de las necesidades específicas en el área de alfabetización y de la enseñanza de adultos en general; analizaron estadísticas oficiales y no oficiales, y estudiaron otros cursos de adultos diseñados y aplicados en diferentes provincias y territorios canadienses con el objetivo de mejorar las habilidades básicas de su población.

También -refirieron las especialistas- intercambiaron con profesionales de instituciones de la educación de adultos, de colegios y universidades, así como con líderes comunitarios dentro y fuera de las reservas aborígenes, donde se ubica un sector de la población más necesitada de aprendizaje.

En su información a los visitantes a la Feria, las ponentes señalaron que esa primera etapa exploratoria, puesta en práctica en las provincias de Nueva Escocia, la Isla del Príncipe Eduardo y Manitota, fue muy importante para determinar los temas que se tratarían y la forma en que serían enfocados.

En la segunda etapa se elaboraron los materiales que serían utilizados por los alumnos y se incorporaron al trabajo equipos de diseño gráfico, escritores y un dispositivo de televisión con tecnología avanzada canadiense.

El pilotaje se ejecuta en la actualidad en las provincias de Columbia Británica, Manitoba y Ontario, con matrículas provenientes no solo de la población aborigen, sino también de canadienses blancos e inmigrantes.

Los resultados hasta el momento han sido alentadores, pues se ha logrado un alto por ciento de retención y resultados muy positivos según los criterios de estudiantes, facilitadores, centros promotores y líderes de las comunidades.

Por el interés que el método ha despertado es muy probable que el programa se extienda a más personas en otras provincias y territorios.

Para los ejecutores de este programa la experiencia del proyecto ArrowMight es ejemplo de lo que Cuba ha logrado en el asesoramiento de la alfabetización, no solo en América Latina y el Caribe, y muestra de la calidad de la educación en la Isla.

CASI CINCO MILLONES DE ALFABETIZADOS

Casi cinco millones de personas en una treintena de países han dicho adiós a la ignorancia después de aprender a leer y a escribir con los métodos cubanos de enseñanza Yo, sí puedo y Yo, si puedo seguir (estudios más avanzados).

Los alfabetizados son individuos de los dos sexos, de diferentes edades, residentes en distintas regiones del planeta y víctimas de la desigualdad social, que les impidió el derecho al conocimiento durante décadas. Muchos han decidido continuar los estudios para graduarse de sexto grado y luego de bachiller.

Miguel Livina, representante de la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe, de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), destacó en La Habana que “la acción meritoria de Cuba en la lucha mundial por la alfabetización debería tenerse más en cuenta por los gobiernos, organismos y organizaciones internacionales, ya que, subrayó, está dejando ricas y apreciables experiencias con resultados altamente positivos”.

El método Yo, sí puedo ha sido utilizado con éxito en casi una treintena de naciones, entre ellas Venezuela y Bolivia, declaradas libres de ese flagelo en 2005 y 2008, respectivamente, con la asesoría de Cuba, que modestamente trasmite su experiencia en la educación a varios países.
Cuba fue desde 1961 y hasta 2005 el primer y único país de América Latina libre de analfabetismo.Algunos de los cubanos que participaron en la histórica misión de enseñar a leer y a escribir a sus compatriotas en la década de 1960 han participado también en el asesoramiento de las campañas de alfabetización en países como Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Venezuela. Solo en este último se graduaron un millón y medio de ciudadanos.
En Bolivia, el programa fue empleado para la enseñanza de más de 820 mil ciudadanos, de los cuales casi 30 mil recibieron los conocimientos en quechua y aymara, sus lenguas originarias.
Los dos métodos han sido utilizados fundamentalmente en territorios de América Latina y el Caribe, en algunos casos a escala nacional y en otros localmente, en municipios o departamentos.
También se han empleado en lugares tan distantes de Cuba como Angola o en el distrito Oe-cusse, recientemente convertido en el primero de Timor Leste libre de analfabetismo, después de la graduación de 17 mil 597 personas.
A fines del año pasado se hizo oficial el inicio en Paraguay de una campaña nacional de alfabetización bajo la asesoría de Cuba.
De esta forma, para millones de personas terminaron los tiempos en que estampaban su huella dactilar en algún que otro documento sin saber su contenido, o en las boletas que les entregaban para votar, sin conocer por quien lo hacían, porque no sabían leer ni escribir.
Sin embargo, falta mucho aún para acabar con la ignorancia en el mundo y alcanzar uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio fijados en el año 2000 por 189 Jefes de Estado y Gobierno: lograr la educación primaria universal

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: