Keibel, entre gigantes

cvm-10-08-06-0011.jpgPor Osvaldo Rojas Garay      Foto: Carolina Vilches Monzón

Si Keibel Gutiérrez Torna le hubiera hecho caso a lo que le dijeron muchos técnicos, tal vez el caibarienense habría perdido la dicha de intervenir en cuatro Ligas Mundiales, también la alegría de ser medallista de bronce panamericano y el honor de figurar en la decena de mejores deportistas villaclareños del 2009.
Es que mientras Keibel solo mide 1.78 metros, la lista de gigantes en el voleibol crece por año. En la pasada Liga Mundial, por ejemplo, 128 de los 304 hombres inscritos sobrepasaban los dos metros, encabezados por el ruso Alexei Kazakov (2.17 metros).
«Me decían que era muy chiquito para el voleibol, incluso, cuando hacían visitas al centro me escondían para que no me vieran», comentó en exclusiva para Vanguardia, el más pequeño de los integrantes de la selección criolla que ocupó la cuarta posición en la pasada Liga Mundial.
Con 23 años de edad, cumplidos en mayo último, Keibel probó suerte en el béisbol, en el cual jugó primera, tercera y el jardín central; practicó boxeo, también el tenis de mesa hasta que finalmente se decidió por el deporte de la malla alta.
«Nunca le quité la vista al área donde se entrenaban los voleibolistas», enfatizó el único villaclareño integrante de la selección nacional a la venidera cita del orbe, a desarrollarse a partir del 25 del presente mes en Italia.
— ¿Pudiéramos decir que la posición de líbero te vino bien?
— Mira, yo fui atacador auxiliar, luego acomodador, pero era muy bajito. Así que me dediqué a esta posición en la que sobresalí en el recibo y la defensa en torneos infantiles y juveniles.
— ¿Y cómo llegas a la selección nacional?
—A los menores de 1.85 nos invitaron a participar en la Liga Nacional. Allí sobresalí como líbero y el profesor Roberto García –villaclareño, por cierto- me llevó para la capital. Fue muy duro adaptarme al entrenamiento del equipo nacional.
— ¿Qué se necesita para ser un buen líbero?
—Tiene que tener carácter, defensa, atención, comunicación con tus compañeros. Debe poseer buena técnica y un nivel de concentración muy grande.
— ¿Satisfecho con la actuación de Cuba en la Liga Mundial o piensas que había para más?
—Llegar a la final entre tantos equipos buenos es algo muy positivo. No obstante, pensábamos discutir el título contra el equipo que fuera. Tuvimos una etapa clasificatoria buena, pero nos faltó el empuje de la victoria.
—Noté que solo cayeron tres veces en el primer set en los 16 desafíos que jugaron. Incluso, en los cuatro choques de la final abrieron con victorias en el parcial inicial y después cedieron en tres partidos, ¿qué explicación pudiera tener eso?
—Los primeros sets de nuestro equipo suelen ser buenos, ya que siempre realizamos un buen calentamiento. Lo cierto es que no sé qué pasa después, bajamos la guardia, y de ahí en adelante se nos pone difícil el partido. Es algo en lo cual tenemos que trabajar.
—¿Qué nos falta para ponernos a la altura de Brasil y Rusia?
—Más juegos. Tenemos que ir a Europa a topar más. Este año enfrentamos la Liga prácticamente con los tres partidos que jugamos contra Serbia. El voleibol no es igual que la pelota que muchas veces no van los mejores, aquí sí asiste la mayoría de las estrellas. Por otra parte, las condiciones de las canchas no son las mejores, en ocasiones no tenemos la guagua para movernos y en la alimentación nos faltan las frutas.
— ¿Sin embargo, por lo que he leído después de la Liga se están realizando más topes a nivel internacional?
—Sí, topamos con Canadá. Está la participación en el Trofeo de Belgrado y luego jugaremos con Polonia.
— ¿Piensas que el mundial es más fuerte que la Liga?
-El mundial es un evento más difícil, porque los juegos son casi diarios y uno se agota más. Además, hay equipos que van a llegar en mejores condiciones que a la Liga, como Estados Unidos y Polonia, elenco al cual se le agregarán tres jugadores importantes.
—En tu debut mundialista ¿qué esperas en la justa planetaria de Italia?
—Estar entre los cuatro primeros y después luchar por la medalla que no logramos en la Liga Mundial.
—Parafraseando una hermosa canción de Silvio Rodríguez, “si te dijera pide un deseo, ¿qué pedirías?
—Bueno, no voy a pedir un rabo de nube como Silvio, pero sí desearía ser campeón olímpico, el logro más anhelado de un deportista.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: