¡Ciao a la una, a la dos…!

21452699-600x4001.JPG

Por Mayli Estévez Pérez

Ni spaguettis, ni champagne. En el menú de octavos les recortaron las propuestas a los finalistas de Alemania 2006. Galos y romanos tuvieron otra batalla campal, donde solo quedó la decepción.
Para Francia, la “brujería” irlandesa y el vudú Domenech fueron demasiado. Les sirvieron un plato frío donde comieron migajas en sus tres apariciones, y hasta los Bafana los humillaron con deseo. Llegaron a Sudáfrica de la mano de Henry, acompañados de un escándalo sexual que puso a Ribery frente a un jurado y ya dentro del Mundial, gritaron improperios al DT y realizaron huelgas, al más puro estilo sindical. Se olvidaron los Bleus que su función era jugar fútbol y no protagonizar culebrones.
En la otra cara, la azzurra italiana venía perseguida por el fantasma de una momia. El promedio de edad de la selección desacreditaba la convocatoria de Lippi, aunque en el choque contra Paraguay quedó despejada esa variable, y la cuestión italiana entonces,  recayó en la delantera (ahora suenan nombres como Cassano o Totti). Pero frente a los eslovacos pasó lo indecible, el tradicional muro defensivo de Italia se derrumbó, así que sin tener lo uno y con ausencia de lo otro, nada pudieron hacer. Italia nunca salió a buscar los tres puntos y llegó el día en que el fútbol ofensivo le pasó la cuenta. Del antiguo campeón solo se puede rescatar los últimos quince minutos del choque ante Eslovaquia, donde estuvo a punto de hacer el milagro. Pero lo cierto es que por primera vez en la historia mundialista, campeón y subcampeón vigentes dicen ciao en una fase de grupo.

LA PRIMERA CENA

Hoy se inician los octavos, y el choque inicial medirá a charrúas y sudcoreanos, quienes tienen una corta historia en común, que favorece a los de Latinoamérica. En cinco encuentros, los uruguayos ganaron cuatro y sellaron un empate. Por demás, a Corea del Sur en la liguilla de grupos le tomaron las medidas unos albicelestes que tienen mucha similitud con sus nuevos rivales. Respaldada por las estadísticas y el excelente juego que han mostrado los charrúas, no creo medien sustos y sorpresillas que afecten la plaza de Uruguay en cuartos.
El segundo del día, parece simple para los norteamericanos, aunque en el único partido entre ambas selecciones fueron los ghaneses quienes celebraron. Los de “las barras y las estrellas” mostraron un fútbol agresivo en lo que va de torneo, y demostraron que hasta el pitazo final no hay nada perdido. Con ese empuje, y el capi Donovan al frente es posible que despidan al último de los africanos.
Otro encuentro de octavos reencuentra a dos viejos conocidos. El Alemania-Inglaterra promete romper record de audiencia, como ya quebró muchos pronósticos. Aunque la historia favorece ligeramente al team de los tres leones (12 victorias inglesas por diez teutonas en partidos internacionales), por lo que han entregado en estos primeros pases, Alemania parece en mejor forma. Pero igual, en este choque no peco de atrevida. ¡Que gane el mejor!
Pero si algún enfrentamiento de octavos nunca faltó en los pronósticos fue el de Argentina-México del próximo domingo. Una repetición de lo sucedido en el 2006 puede resultar este partido, tal vez con menos apremio para los argentinos que en la anterior versión. Este año los albicelestes han sido más, y los aztecas menos.

El Holanda-Eslovaquia presenta un fútbol muy serio, donde los debutantes pretenden hacer justicia a su apelativo de «matagigantes» (de lograrlo habrá que construirles un obelisco en los Alpes). Aunque me declaro opuesta a un resultado que nos prive del juego naranja en cuartos de final.
Para el día 28, América del Sur se estremecerá. La canarinha y la roja chilena se enfrentan a muerte, donde los de la samba llevan el favoritismo frente a Chile que ha jugado muy precisa, pero le cuesta definir.
Al día siguiente otro sudamericano buscará un triunfo a costa de unos japoneses que han sido la revelación de este Mundial. A base de habilidades, rapidez y olfato goleador, los samuráis enseñaron el arma letal del contrataque, y a un Keisuke Honda que ha estado inmenso.
Otra que retumbará en octavos será la península ibérica, ya que Portugal y España prometen desempeñarse a fondo, y ambas selecciones tienen la artillería de cracks preparados.
Así que a disponer de cuchillo y tenedor, que el platillo de octavos de final en esta Copa, se muestra exquisito.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: