El periodista más joven

 brennan_sm_jpg_210_0.jpgBrennan LaBrie, el periodista más precoz de la historia olímpica

No es deportista, pero encarna uno de los récords más curiosos de los Juegos de Vancouver 2010, el de periodista más precoz de la historia olímpica, relata DPA.
“Brennan, ya basta de leer diarios”. La frase, dice riendo Brennan LaBrie, es de su madre, superada a veces por las montañas de periódicos que devora su hijo de diez años.
“Siempre fui curioso. Mi mamá dice que una de las primeras cosas que aprendí a decir fue ¿por qué?”, comenta a DPA el estadounidense, que mientras sus amigos estaban en el colegio pasó una semana y media cubriendo los Juegos Olímpicos de invierno.
LaBrie desconcierta, porque habla con la fluidez, velocidad y vocabulario de un adulto.
Elegido en septiembre entre 12 candidatos seleccionados de un grupo de 400 postulantes para Time for Kids, la edición para niños de la revista Time, que cuenta con 3,5 millones de suscriptores, LaBrie no podía creerlo cuando le dijeron que iría a los Juegos Olímpicos.
“Pero me dijeron que el premio era ir por un día. ¡De ninguna manera!, les dije. Si voy a unos Juegos, es para estar con los deportistas, para verlos, para hablar con ellos, no de visita.”

 
Dicho y hecho. Brennan embarcó a Collen, su madre, y a Jack Olmsted, su “mentor”, rumbo a la aventura de Vancouver.
No obtuvo acreditación del Comité Olímpico Internacional (COI), por lo que su puesto de trabajo estaba en el British Columbia Media Center (BCMC), un cómodo espacio con múltiples servicios para aquellos periodistas que ven los Juegos desde fuera.
Lo que no quiere decir que Brennan se perdió algo. Entrevistó durante los Juegos a figuras como el snowboarder Shaun White, el patinador Apolo Ohno o la patinadora artística Rachel Flatt.
“¿Cuál es tu respuesta a aquellos que dicen que el halfpipe es peligroso?”, le preguntó en una de sus articuladas entrevistas LaBrie a White.
LaBrie no es un niño prodigio, pero algo de eso tiene. Su día habitual comienza despertándose a las seis de la mañana para lecciones de violín o francés. Luego va al colegio hasta las 15:30.
“Y entonces en casa leo los diarios, todos los diarios. A veces mi mamá los tira y yo voy a buscar un artículo que me olvidé de leer”, dice divertido LaBree, que con su mirada segura y penetrante transmite una desconcertante imagen de seguridad.
“Leo los diarios para relajarme, no lo siento como un trabajo”, explica LaBrie, que además de haber sido campeón en su escuela de los 60 y los 100 metros, jugó al fútbol americano y está empezando a patinar.
“Quiero viajar por el mundo como periodista. Los viajes y el periodismo, quiero unir mis dos pasiones”, añade mientras entrega su tarjeta de visita en la que figura con dos cargos: Editor del Spruce Street Weekly y reportero de Time for Kids (
www.timeforkids.com), publicación de la revista Time con 3,5 millones de suscriptores.
Su primer periódico lo leyó con ocho años. Fue The Leader, la publicación de Port Townsend, una población de 7 000 habitantes a pocos kilómetros de Seattle, cerca de la frontera con Canadá.
Spruce es la calle en la que vive, y entretanto el Spruce Street Weekly tiene ya 250 suscriptores.
“Tiene dos páginas, yo hago mis propios comics y chistes”, explica Brennan antes de decir que The New York Times es su diario favorito.
Siempre con una libreta de notas en la mano, se toma muy a pecho lo de ser editor.
“Al principio pensé que mi diario se tenía que enfocar solo en las buenas noticias. Pero si alguien se muere, hay que contarlo, no puedes hacer un diario solo con buenas noticias”.
Nunca tuvo televisión, “emite cosas estúpidas e inútiles, hay cosas mejores que hacer”, explicó, pero es dueño de una memoria definible como fotográfica.
Vegetariano, tiene un hermano un año menor, Bodie, que es la antítesis, impulsivo y físicamente poderoso.
“Pero se llevan muy bien, tienen una gran conexión de hermanos”, asegura Colleen antes de revelar uno de los límites que los niños- periodistas aún no pueden sortear: “En Time for Kids escribe, pero no cobra nada por hacerlo”.
A Brennan no le importa, él quiere ser periodista: “Quiero ir a los Juegos Olímpicos de la Juventud en Singapur, a los de Londres, a Sochi, a Río. Y quiero ser un periodista que escriba sobre todo lo que sucede en este mundo”.

(Fuente eluniversal.com)


 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: