UN GOLPE CONTRA LOS HUMILDES

golpista1.JPGPor Yoerky Sánchez Cuéllar

Durante muchos años a los humildes de Honduras se les negó la posibilidad de expresión. La derecha, que ha mantenido el poder económico junto al dominio sobre los medios de prensa, no podía aceptar la consulta prevista para el domingo 28 de junio. Por ello buscó la solución más terrible: el Golpe de Estado contra el presidente constitucionalmente electo José Manuel Zelaya.
Muchos han recordado la coincidencia con lo ocurrido en Venezuela en el 2002. En aquella ocasión, los principales diarios de ese país glorificaban a los golpistas y culpaban a Hugo Chávez y a sus seguidores de la tragedia nacional. Las televisoras, en vez de informar, trasmitían muñequitos de Walt Disney. Ahora sucede de manera similar. Los medios ven a Zelaya como el causante de los males, mientras los que piden su retorno son calificados de turbas violentas. Y en la tele, continúan los muñes…
En sus reflexiones, tituladas Un error suicida, el Comandante en Jefe Fidel Castro, señala: «La emisora de televisión oficial fue silenciada. Deseaban impedir la divulgación prematura de la traicionera acción a través de Telesur y Cubavisión Internacional, que informaban de los hechos. Suspendieron por ello los centros de retransmisión y terminaron cortando la electricidad a todo el país. Todavía el Congreso y los altos tribunales envueltos en la conspiración no habían publicado las decisiones que justificaban la conjura. Primero llevaron a cabo el incalificable golpe militar y luego lo legalizaron».
Fidel comenta que los embajadores de Cuba, Nicaragua y Venezuela sufrieron, igualmente, los vejámenes de los golpistas, cuando intentaban defender la vida de la canciller hondureña Patricia Rodas. ¿Qué defensa de la democracia pueden hacer quienes promueven la violencia y son capaces de irrespetar toda norma política o diplomática?
Los acontecimientos, que han generado múltiples denuncias, ponen al descubierto las esencias fascistas de una derecha que solo busca favorecer las ganancias de los burgueses, en complicidad con el aparato militar. Nada justifica un zarpazo de este tipo a la altura del siglo XXI.
Voces de todo el planeta enfrentarán la injusticia hasta que sea restablecido el orden constitucional en esa hermana nación. Pero, hay que preguntarse: ¿por qué contra Zelaya?
No podemos olvidar que desde que llegó a la presidencia, él prometió trabajar por el bienestar del pueblo hondureño. Y en sus tres años de gestión lo ha demostrado. En materia educativa uno de sus principales logros es el programa Matrícula Gratis, que ha permitido el ingreso de unos 400 mil niños más a las escuelas. Otro de sus resultados se demuestra en la ubicación del país en la lista de países que más invierte en Educación. En el 2008, Honduras utilizó más de los 18 mil millones de lempiras en este sector. En el en el campo de la salud existen avances en el abastecimiento de medicamentos a los centros hospitalarios y en el fortalecimiento del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI). Se aplicó por primera vez la vacuna contra el rotavirus para prevenir las diarreas, una enfermedad que constituía la primera causa de muerte en niños menores de cinco años de edad en el país. En cuestión energética, un informe elaborado por la Unidad de Apoyo Técnico (UNAT) reafirma el aumento de 6.2 por ciento en la cobertura del servicio eléctrico urbano desde 2005 a 2008, y de 9.6 por ciento en la cobertura del servicio eléctrico rural. El propio documento destaca una reducción de las pérdidas eléctricas. La extrema pobreza se ha logrado disminuir en un 9.8%, al bajar de 46% en 2005 a 36.2% en 2008. El dato representa unos 133 mil 861 hogares. Además, en los últimos 36 meses se han abierto unos 313 mil nuevos empleos directos e indirectos a nivel nacional, a pesar de la crisis económica y financiera planetaria.
Todos estos datos llevan un denominador común: la prioridad que le da el presidente Zelaya a los derechos de los humildes. A esos que ahora los protagonistas del golpe de Estado intentan aplacar y callar.
Durante esta semana, la Organización de Estados Americanos (OEA), las Naciones Unidas, el Grupo de Río y numerosas instituciones se pronunciaron enérgicamente contra el zarpazo. Las palabras de Raúl en Nicaragua mantienen una trascendencia vital. No puede haber negociación con los golpistas.
Por eso, los hijos de Morazán están en la calle, y junto al apoyo de la comunidad internacional, dejarán sin efecto la traición. Zelaya regresará a Honduras para continuar impulsando sus programas sociales, con el apoyo de su pueblo.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: