Un mes irradiando luz

Con una gran muestra de amor, entrega y solidaridad llegó la Brigada Artística Martha Machado  a un mes de su llegada a la Isla de la Juventud.

En el día de ayer se cumplió un mes de la llegada de los embajadores del amor y el humanismo que integran la brigada artística de solidaridad Martha Machado, y si en un principio venían con el corazón y las mochilas repletos de sueños y ansias de ayudar a renacer este pedacito de tierra cubana, hoy han visto convertidos en realidad muchos de ellos pues la Isla no solo reverdece sino que se crece y vuelve a mostrar sus encantos de antaño, aunque la cura de algunas heridas provocadas por el Gustav demorarán un tiempo más.

kcho_4.jpgEn cada jornada honran el nombre de Martha Machado, figura imprescindible de la cultura pinera al cultivar el espíritu y el intelecto de este pueblo. Sabedores del carácter redentor del arte convierten en bálsamos la música, la plástica y el teatro para sanar el alma a la vez que arrancan sonrisas y siembran mensajes esperanzadores.

Han desandando por los más intrincados rincones del territorio, pero más que disfrutar de su presencia y labor artística, lo que más conmueve a los pineros es verlos trabajar codo a codo con los damnificados en la recuperación.

“Nunca imaginé ver a Kcho, un diputado, cargando tejas; tampoco a muchos artistas reconocidos trabajar en la construcción y estar prestos a escuchar nuestras desgracias, eso solo es posible en Cuba y en creadores nacidos de esta Revolución a los que les duele lo que le pasa a cualquier cubano”, dijo Abelardo García, vecino de este poblado.

Pero Kcho promotor y líder de la brigada no se siente satisfecho, “pero sí esperanzado de que vamos a hacer mucho más”, dice sonriente.

“Creo que el impacto donde mejor se refleja es en la cara de la gente, lo que comunica, cómo se siente y se comporta. Lo más importante del hecho de estar todo el tiempo es que te da la oportunidad de poder responder de la forma más adecuada a problemas muy específicos.

El arte tiene su papel pero no hay nada como estar en compañía de la gente en todo momento, saber que pueden verte a las dos de la mañana o a las tres de la tarde, contarte sus historias, conversar y reírse un poco también.

“Hemos hecho de todo, descargado tejas en el puerto, puesto techo, cargado agua, recogido escombros y sembrado árboles. El primero, un caguairán, lo plantamos en el Presidio frente a la ventana donde estuvo preso Fidel; el resto, un total de 300 posturas las plantaremos en los parques.

“Cuando llegamos decía que estaríamos un mes, pero es poco, estaremos mientras seamos capaces de mantener a la gente contenta, de ayudar en todo lo que podamos. El tiempo que tarde el país y la Isla en recuperarse.”

EN LA VICTORIA, UN DOMINGO DIFERENTE


La Victoria tuvo en este un domingo diferente. Desde bien temprano sus habitantes preparaban condiciones para recibir a la brigada Martha Machado y la bienvenida valorada por Kcho como increíble, tuvo la participación de los vecinos.

Por la calle principal arrollaron con la conga creadores y pobladores en un ambiente de camaradería y alegría propias del cubano. Frente a la bodega se reunieron no solo para verlos actuar sino para regalarles la presentación del grupo local Raíces caribeñas.

kcho_3.jpgDentro de la brigada encontramos a la actriz Laura de la Uz, feliz por la experiencia vivida.

“No me había podido incorporar por motivos de trabajo pero desde que surgió la idea me vi llamada a venir. Se me ocurrió hacer un taller de teatro con niños y espero poderlo mantener por lo menos una vez al mes. En realidad, estoy muy contenta, mis padres vinieron aquí de forma voluntaria allá por los años ’60 y dejaron muchos amigos; yo casi nazco en la Isla y no la conocía. Creo que la conocí en el momento más indicado y en el que más puedo aportar”, concluyó de

La Uz quien por primera vez realiza este trabajo de creación el cual aprendió durante su estancia en Chile, en La Mancha, Escuela Internacional del Gesto y la Imagen y protagonizó filmes como Hello Hemingway.

Ahora la Martha Machado enrumba su periplo a otras labores; según explicó Kcho ultiman detalles en una carpintería para confeccionar puertas y ventanas además de las presentaciones ya habituales.

“La idea es recuperar tesoros que son nuestros como la casa El Abra, el museo Jesús Montané y la escuela de arte. Ya tenemos todas las maquinarias, sierras y taladros. Esos recursos se quedarán para que carpinteros locales continúen aportando a la recuperación.”

En un estremecedor abrazo se funden hoy pineros y artistas. Los primeros agradecen su presencia esperanzadora y se convierten por medio de su arte en mejores seres humanos, los segundos cultivan sensibilidades, cambian la guitarra y el pincel por la pala e irradian la luz de la solidaridad.

Tomado de www.victoria.co.cu

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: