Cosecha y recuperación en los cafetales de Villa Clara

cafe.jpgJIBACOA (Manicaragua).– Los serranos de Villa Clara están empeñados, junto a todos los cubanos, en restañar las heridas dejadas por el paso del huracán Ike, principalmente aquí, donde unas 83,8 ha de cafetos quedaron afectadas por los fuertes vientos, los excesos de humedad, la defoliación, así como la deformación, derribo y rápida madurez de frutos aptos o no para el beneficio agrícola e industrial.

Jóvenes y experimentados recolectores juntan cuerpo y alma para acopiar el mayor monto posible de las 11 mil 739 latas del grano cereza, caídas a la tierra por efecto de las precipitaciones y las ráfagas que azotaron la región, sobre todo en La Herradura, Arroyo Bermejo y Pretiles, informó Ángel Núñez Sarduy, miembro del consejo de dirección de la Empresa Agropecuaria Jibacoa.

No obstante, indicó, jamás renunciarán a mantener por encima del 85 % los rangos de primera calidad para la exportación o el consumo nacional, y estiman que, a pesar del acopio mínimo que logren de los frutos que se gotearon, están comprometidos a rebasar las 37 mil latas cosechadas en la temporada anterior, fecha en que el grano salido de este muncipio después de las labores de despulpe y beneficio, ratificó la primacía por su óptima excelencia.

cafe1.jpgVarios contingentes de integrantes de la UJC de Santa Clara y  Manicaragua laboran en el lomerío villaclareño de Guamuhaya, mientras en otras zonas ofrecen su concurso estudiantes de la ESBI Obdulio Morales, y este fin de semana se incorporarán alumnos de la ESBU Reinaldo Urquiza, así como matriculados en el IPA Victoria de Santa Clara y el Politécnico Mirto Milián (de la capital provincial de Villa Clara), enfrascados en atenuar las pérdidas agrícolas de las áreas en producción.

En la actualidad, enfatizó Ismael López Martín, del departamento de Recursos Humanos, calculan en proceso de maduración unas dos mil 672 latas, urgidas de una rápida recolección para evitar pérdidas, y aunque resta el período más peligroso de la temporada ciclónica, época, además, de sistemáticos picos de maduración y de mayores volúmenes de producción de café según las floraciones ocurridas, prevén que con el concurso de la población y otras fuerzas movilizadas, los acopios de las producciones derribadas y otras por venir en el cultivo, salgan del despulpe de Jibacoa con cifras superiores al 85 % de primera calidad.

 Simultáneo a las recolecciones inminentes del grano caído y en maduración, un importante grupo de trabajadores forestales actúa en el aprovechamiento de árboles de maderas blancas o preciosas derribadas —unas 48,6 ha de sombra permanente afectadas—, mientras se ultiman detalles para el acondicionamiento de los campamentos de la Escuela al Campo que recibirán en las cinco etapas de ese  programa a más de 4 mil estudiantes impuestos de la urgencia y revitalización que tiene la protección de los cafetales.

De acuerdo a cálculos preliminares la cosecha del aromático grano concluirá en lo fundamental antes del cierre de diciembre, y se dará también atención a la campaña de viveros para reponer áreas lastimadas por los vientos y otras en estado de renovación productiva, al tiempo que se incentivará la siembra de cultivos varios y la planificación de huertos y organopónicos.

Tomado de www.vanguardia.co.cu

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: