Los aplazos ¿son fuente de tensiones familiares?

images1.jpg

 Tomado de www.desarrollopersonal.la

Autor: Lic. Norberto Monterrey – Psicólogo de Niños
           y Adolescentes y ex Docente

Cuando los resultados escolares de tus hijos no son lo que esperabas suele iniciarse un período de tensiones. Y en muchas ocasiones no sabes cómo actuar. Lo primero, piensa que debes tratar el tema con madurez. Es una situación que despierta temores, topa con tus expectativas y te devuelve a una realidad que no es de color rosa. Pero… ¿cómo puedes darle la vuelta a la situación?

DARLE LA IMPORTANCIA QUE MERECE
La clave es saber alejarse del problema e implicarse al mismo tiempo. Los estudios son sólo una parte de la vida pero son un detector de personalidades, capacidades, talentos… y tienen que utilizarse para ajustar lo que le ofreces a tus hijos con lo que ellos quieren de verdad. Lo primero es que sean felices, pero sin renunciar a formarse, y valorando que hay que esforzarse y equivocarse para conseguir las metas.

 EXIGIR SIN PRESIONAR
Es justo pedir esfuerzo y resultados, pero no a última hora sino durante todo el curso. La exigencia se demuestra con el ejemplo, con todo lo que haces. La diferencia con la presión es que ésta es agobiante, no propone soluciones y sólo implica a tu hijo, de forma unilateral.
No todos tenemos la misma capacidad ni seguimos el mismo ritmo y todos tenemos malas épocas. Antes que estudiante, él o ella es una persona que –lo demuestre o no– requiere lo mismo que todas: amor incondicional desde su casa. Si te enfureces o te deprimes con sus notas, pensará que sólo vale eso para ti. Compénsalo recordándole que confías en sus capacidades y qué otras cosas buenas tiene su manera de ser.

COMPRENDER Y MOTIVAR
No te quedes sólo con la calificación. Busca qué significa, en qué falla y cómo solucionarlo. Habla con sus profesores. Pregunta si son problemas generales, de actitud, de maduración o sólo en determinadas materias.
“Nos va mal porque no nos gusta estudiar.” Esa es la razón que da la mayoría de los estudiantes que aplazan. Eso significa que hay que recuperar el entusiasmo y las ganas. En parte está el aceptar que hay que pasar por estudiar cosas poco interesantes para llegar algún día a estudiar lo que se quiere. Y luego, aprender a que esos “palos” lo sean menos, ver su parte práctica e interesante.

VALORIZAR EL ESFUERZO
Si te pones con ellos a hacer deberes volverás a descubrir lo difíciles que eran y les darás el mérito que merecen. Felicita sus éxitos: no se trata de llenarle de premios pero sí cubrir de halagos cuando lo merezcan y no un simple “era tu obligación”.
Lo principal es estudiar qué le motiva, así que podemos dirigirle inicialmente a un gabinete que realice orientación laboral y vocacional.
Si necesita una dedicación especial, buscar una academia adecuada o un profesor particular que sea capaz de encontrar los “huecos” que hay que cubrir y hacer una planificación de estudios adecuada y realista. Es importante que te asegures de la cualificación de las personas que se ocuparán de esta tarea.
Tiempo y espacio adecuados para estudiar en casa: silencio, tranquilidad, luz y materiales para que no haya excusas posibles.

APLAZOS CONSTRUCTIVOS* UN TROPIEZO, NO UN FRACASO.
No hay nada que no se pueda solucionar ni remontar. Pero significa que todos pongan su parte, se detecten las causas y se apliquen las soluciones que propongan los expertos.

* SENTIDO DEL HUMOR.
Usa el sentido del humor para desdramatizar. Pero no confundas humor con sarcasmo: reírse de sus problemas o hacerle centro de las bromas de la casa puede herirle de verdad.

* UNA EXPERIENCIA QUE ES UNA OPORTUNIDAD.
Que estos “sustos” te sirvan para tomar decisiones y estar alerta. La experiencia no son las cosas que te pasan sino lo que aprendes de ellas. No lo vivan como algo negativo sino como una oportunidad para mejorar: aprender métodos de estudio, buscar su verdadera vocación, etc.

10 AFIRMACIONES QUE NO DEBES HACER

El aplazo genera actitudes diferentes, incluidas emociones incontrolables. Mira si alguna de éstas es tu actitud y reflexiona sobre cómo manejarlas.

1 “NO TIENE IMPORTANCIA”. Sí y no. No es el fin del mundo ni hay que valorar a un chico por lo que aprende. Pero no escondan la cabeza bajo el ala: uno o varios aplazos detectan lagunas, dificultades o malas etapas que son normales en la vida de toda persona. Así que te ponen sobre aviso de que ocurre algo. Pide cita con quienes le conocen en el ambiente escolar y, si hace falta, a otros especialistas que pueden ayudar, especialmente orientadores vocacionales.

2″LE DA IGUAL APLAZAR”. De eso nada. Las peleas con los padres y los resultados escolares son las principales preocupaciones de los jóvenes entre 13 y 18 años. Pero, claro, otra cosa es crear “barreras” para que el fracaso no les hunda y ésa es la famosa careta del “paso de todo”. La respuesta es tan distinta entre unos y otros que va desde el pasotismo a la depresión o la agresividad.

3″LO TIENE TODO, POR ESO NO SE ESFUERZA”. En parte, puede ser. Pero eso no debe ser motivo para caer en una espiral de castigos y pérdida de privilegios. El problema de tener demasiadas cosas es que piensen que no hay que esforzarse para conseguirlas. Pacta cuáles son sus responsabilidades y lo que consigue o pierde al no asumirlas. Y haz que comprenda que, por encima de las cosas materiales, hay que conseguir por uno mismo, ser una persona con una formación, aspiracio nes y un futuro.

4″ES SU PROBLEMA”. El proceso de aprendizaje es algo individual, es cierto, pero la responsabilidad es compartida. Un estudio realizado entre estudiantes concluye que un 80% reconoce que los malos resultados son culpa suya. Pero dejar a un joven “solo ante el peligro” puede hundirlo. Lo que pasa en casa debería ser problema de todos, algo que todos sienten y comparten, no lo “sufren”.

5″NOS HA ARRUINADO EL VERANO”. Culpabilizar, humillar… sólo consigue deteriorar las relaciones. No se pongan a la defensiva y planifiquen el verano de forma que nadie se perjudique. Planifiquen calendarios con tiempo para salir y otros de estudio.

6″¿EN QUÉ HE FALLADO?”. Culpabilizarse no lleva a ningún sitio. Y ellos pueden aprovecharse de que te eches las culpas. “Yo no pedí nacer” o “Yo no elegí esta familia” son armas de los adolescentes para herir y librarse de su responsabilidad. Los aplazos no te valoran a ti como padre o madre.

7″LE TIENEN IDEA”. Eso es un “pelotas fuera” descarado. No te dejes influir por sus críticas a los profesores o al colega. Si hay problemas “flagrantes”, no los dejes pasar, pero no te conviertas en ese tipo de padres que prefieren echar las culpas a terceros antes de analizar lo que ocurre de verdad.

8″YO A TU EDAD…”. Lleva tus genes, sí, pero son personas distintas. Y viven en contextos diferentes, así que nada puede reproducirse igual. Todas las comparaciones son odiosas, ya sea entre hermanos o con los padres.

9″SÉ LO QUE LE CONVIENE”. Nadie le conoce mejor que ustedes porque le han visto crecer. Pero deben reconocerlo: desconocen lo que hace en la mayor parte de su tiempo, en clase, con sus amigos… No destruyan sus sueños con sus expectativas pero tampoco dejen de aconsejarle. Es cuestión de equilibrio.

10″SE JUEGA SU FUTURO”. No es del todo verdad. Cada cual tiene que hacer su camino. Lo que para ti es una evidente pérdida de tiempo es para ellos una experimentación necesaria.

APLAZADOS FAMOSOS

ALBERT EINSTEIN: aprendió a hablar a los 4 años y a leer a los 7. Le consideraron retrasado, insociable y “en babia”

ISAAC NEWTON: la historia explica que fue un estudiante desastroso.

LOUIS PASTEUR: fue un estudiante de lo más corriente, tirando para la cola.

BEETHOVEN: no se le daba bien el violín y su maestro de música decía que era un desastre componiendo.

CHARLES DARWIN: abandonó su carrera y su familia decía que sólo le interesaban los perros y el tiro al blanco. Se le consideraba por debajo de la media.

LEON TOLSTOI: le criticaron que no tenía predisposición para aprender y abandonó sus estudios.

WINSTON CHURCHILL: sus éxitos comenzaron a partir de los 65 años, y como estudiante no aprobó el último curso de primaria.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: